La oración eficaz del justo puede mucho.” (Santiago 5:16b)

Mi esposo y yo habíamos estado orando por mucho tiempo por la provisión de un minibús para viajar dando asistencia médica a hermanos de escasos recursos económicos muy lejos de la capital de la República Dominicana.

Recibimos una llamada de Miami indicando que alguien vendía un minibús a buen precio. Mi esposo se aprestó a viajar allá llevando consigo la cantidad de dinero exacta. Al llegar, encuentra que el vendedor había cambiado de opinión y le había pedido un precio mayor que el que le había dicho. Mi esposo muy triste me llamó para que orara, pues él no tenía más dinero.

Esa noche mi esposo de rodillas oró al Señor diciéndole que iba a esperar y a confiar en él, por lo cual no le contaría a nadie más sobre lo sucedido. A la mañana siguiente, un hermano se le acercó y le dijo que mientras él estuvo orando en su casa como de costumbre, el Señor puso en su corazón darle una ofrenda especial para que le llevara regalos a su familia. La ofrenda era justamente la cantidad que necesitábamos para la compra del vehículo. ¡Gloria a Dios!

Hermanas, oremos. Acerquémonos a Dios sin dudar, pues él bendice a los sinceros de corazón.

Oración: Gracias Señor por Tu oportuna provisión. En verdad, Tú nunca nos fallas. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza: Hay Una Necesidad, ELinares – http://www.youtube.com/watch?v=O9uE4waNM3c

Carmen de Corniel para Maestras del Bien ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org -Originalmente publicado 9/1/2013

Compartir
Artículo anteriorAbre Nuestros Ojos
Artículo siguienteBienaventuradas