De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca, porque todos han echado de lo que les sobra, pero esta, de su pobreza echó todo lo que tenía” (Marcos 12:43b-44a).

¡Que ejemplo el de esta viuda! Aunque desconocemos su nombre, lo importante fue su testimonio. Esta viuda, mencionada en Marcos 12 dio a todos los “religiosos” un verdadero ejemplo de amor, generosidad y entrega a Dios.

Tuve el privilegio de estar casada con un pastor cuya principal virtud era el amor con que trataba a los hermanos de la iglesia a cual pastoreaba. Cuando enfermó, fue también cubierto por ellos con múltiples demostraciones de amor y cariño. De todas esas manifestaciones de aprecio, hay una en particular que nunca olvidaré. Una hermana de muy escasos recursos que vivía cerca de nosotros, se levantaba muy temprano y le preparaba un rico desayuno o un sabroso te, según estuvieran sus posibilidades económicas. Ella solía llegar a mi casa muy de mañana con una sonrisa, y al entregarme lo que traía para mi esposo me decía: “dile que lo preparé con mucho amor”.

Cuando observaba lo que esta hermana nos traía, sabía que era mucho más de lo que económicamente ella podía dar. Su proceder me recuerda a la viuda pobre que al ofrendar en el templo no dio de lo que le sobraba sino todo lo que tenía.

¿Te has preguntado que le estas dando al Señor? ¿Das con agrado y devoción lo mejor de tí a Dios, o eres mezquina con tu tiempo y dinero? Recordemos que la generosidad cristiana no consiste solo en dar lo mejor; sino que lo ofrendemos acompañado de una buena actitud y una sana motivación de agradar a Dios de todo corazón.

Oración: Amante Padre Celestial, Te doy gracias porque Tú entregaste todo. Gracias por aquellas personas que con su amor y devoción dan de sí mismas para bendecir nuestras vidas. Ayúdame a ser una de ellas y extender mis manos a otros. Que mi vida sea para Tí como un perfume a Tus pies. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza: Perfume a Tus Pies, En Espíritu y Verdad – http://www.youtube.com/watch?v=Z8kvVqJQR_A

Jeanette Lithgow para Maestras del Bien ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org -Originalmente publicado 8-2-2013

Compartir
Artículo anterior
Artículo siguienteEl Liderazgo Femenino