Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida (Proverbios 4:23).

El corazón es el órgano principal del cuerpo humano, el centro de las emociones, pero también el órgano principal de nuestra vida espiritual. Esto pareciera una contradicción dado que Jeremías 17:9 lo dignostica con las palabras: Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”.

Para entender esto, solo tenemos que ver la conducta de las personas. Entonces, la condición del corazón no solo compromete nuestra salud corporal, sino tambien nuestro ser de manera integral. “Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias” (Mt 15:19).

La idea conforme al primer mandamiento de amar a Dios con todo nuestro corazón; alma, mente y fuerzas (Mt 22:37) es lo único que puede cambiarnos, y transformar todas nuestras actitudes. Pero esto a su vez solo es posible por la implantación de un nuevo corazón mediante el nuevo nacimiento.

¿Significa esto que con la conversión el corazón deja de ser corrupto?

  • Significa que es purificado y transformado por la sangre de Cristo, en uno de carne donde él puede escribir sus leyes (Ez 11:19, Heb 10:16).
  • Significa que debemos preservarlo de nuestra naturaleza caída y pecaminosa mediante la lectura y acción purificadora de la Palabra de Dios (Jn 17:17, Sal 119:11).

El corazón es un órgano sencillo que demanda mucha atención y cuidado. Debe dársele una dieta adecuada y consistente de la Palabra de Dios, y debe ocupársele en actividades santas que lo lleve a albergar buenos pensamientos, a poner sus afectos en las cosas puras y de buen nombre, y a sujetar las pasiones desordenadas.

Amada, el proverbista nos manda de manera activa e intencional a proteger el corazón. Tu salud integral depende de él. Si el temor te inunda, la ansiedad te come, o si la maldad te atrae y los malos pensamientos te dominan, llénate de la Escritura. Su estudio te alejará del pecado, dará paz y acercará mas a Dios.

Oración: Amado Padre, me propongo guardar Tu Palabra en mi corazón. Ayúdame. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Mi Vida Es Cristo, SJerez – https://www.youtube.com/watch?v=3JyUOYQkCjc 

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org