“Nunca se apartará de tu boca este libro de la Ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que está escrito en él, porque entonces harás prosperar tu camino y todo te saldrá bien”. (Josué 1:8)

¡Se acabaron las vacaciones! Después de unos meses repletos de descanso, diversión, televisión, video juegos y quizás viajes, es tiempo de recogerse, acostarse temprano y enfocarse de nuevo en las clases. Los que no han comenzado ya, están a punto de hacerlo, y ahora su mente relajada va a ser estirada y retada con nuevos y mayores conceptos.

¡Este es el tiempo de los padres! Es un tiempo maravilloso pues los chicos salen temprano de la casa y no regresan en horas, reinando la paz y el orden, y la comida rinde mucho más. Es el tiempo ideal en medio de la abrumadora quietud para re-establecer nuestra rutina y retar nuestros cuerpos, corazones y mentes con ejercicios y la lectura de la Palabra de Dios.

Se hace costumbre durante las vacaciones de la escuela, faltar con frecuencia a la iglesia o ausentarnos por períodos extendidos. Nuestra rutina acostumbrada se interrumpe por actividades, viajes u otros eventos y junto con ellos sufre nuestro tiempo devocional y estudio personal de la Biblia. Aunque tomar un descanso de los afanes de la vida es siempre bueno, nunca es aconsejable tomar tiempo alejadas de Dios. Por el contrario… ¡Que bueno que él sí está con nosotras 24 horas, 7 días a la semana, durante todo el año! Imagínense el caos y la destrucción que hubiera si Dios se fuera de vacaciones dejándole el campo de nuestra vida y nuestros hogares libre a Satanás.

De modo, que al retornar de vacaciones y reanudarse la escuela, hagamos todo esfuerzo por volvernos a congregar fielmente y restaurar nuestro tiempo a solas con Dios. Conectémonos de nuevo con el pueblo de Dios pues estando a solas somos presa atractiva y fácil del enemigo.

Amadas, así como Dios está con nosotras 24/7 los 365 días del año, procuremos nosotras también recordarle y adorarle 24/7. El quiere compartir con nosotras todo el año.

Oración: Señor, que al igual que nuestros hijos, podamos retomar nuestra intimidad Contigo, y mantenerte en la ecuación de nuestra vida 24/7 los 365 días del año. Gracias por no tomarte siquiera un día libre, proveyéndonos cuidado, dirección y sustento. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza: Profundo Amor, DMoen – http://www.youtube.com/watch?v=GxUh84Sglqo

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org -Publicado originalmente 8-22-13