“Harás congregar al pueblo, hombres, mujeres y niños, y los extranjeros que estén en tus ciudades, para que oigan y aprendan a temer a Jehová, vuestro Dios, y cuiden de cumplir todas las palabras de esta Ley”. (Deuteronomio 31:12)

En todos los países existe un llamado para que los alumnos vuelvan a la escuela a recibir una educación. Es el tiempo de construir sobre el fundamento de conocimientos del año anterior para seguir edificando sus vidas. Emociones y grandes expectativas llenan el corazón de alumnos, profesores y padres, mientras que los oficiales correspondientes se aseguran que ninguno se quede en casa sin estudiar.

Pero así como la educación académica no es solo para los pequeños, la instrucción bíblica tampoco lo es. Deuteronomio 31:12 nos dice: “Harás congregar al pueblo, hombres, mujeres y niños, y los extranjeros que estén en tus ciudades“. Dios nos está llamando a todos a la instrucción bíblica. No basta con aprender gramática, geografía, matemática e historia. No es suficiente solo con educarnos académicamente. El conocimiento sin la Verdad para poco aprovecha, e instruir la mente y descuidar el alma es funesto. Necesitamos instruirnos bíblicamente para aprender y aplicar los tesoros de la Palabra de Dios a nuestras vidas. Ya que la Palabra de Dios es la fuente inagotable de conocimiento, todavía nos queda mucho por aprender para largo rato.

Amadas, así como el llamado de las autoridades en esta hora es de volver a la escuela, el llamado de Dios para nosotras es de congregar a nuestra familia para aprender de Jesucristo. Que mientras los alumnos se incorporan a sus respectivos centros educativos esta semana, nosotras incorporemos el estudio bíblico en el seno de nuestros hogares, a fin de que ninguno se quede sin aprender los tesoros de la sabiduría de la Palabra de Dios. No sea que dejemos perecer a nuestro pueblo por falta de conocimiento.

Oración: Padre, gracias por el celo de las autoridades por la instrucción escolar, que nos ayuda a crecer y ganarnos el pan de cada día. Pero mayor gracias Te damos por las enseñanzas de las Sagradas Escrituras, las cuales nos pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús; nuestro Pan de Vida. En su bendito nombre, Amén.

Alabanza: Contigo Quiero Caminar, MGándara – http://www.youtube.com/watch?v=qPGH109RXl0

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org -Publicado originalmente 8-23-13