Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos. El le dijo: Señor, dispuesto estoy a ir contigo no sólo a la cárcel, sino también a la muerte.  Y él le dijo: Pedro, te digo que el gallo no cantará hoy antes que tú niegues tres veces que me conoces.” (Lucas 22:31-34)

Pedro estaba devastado. Le había fallado al Señor de la manera mas vil, no una, sino tres veces en la misma noche, después que le juró que iría con él hasta la muerte. ¿Cual habrá sido el asombro y la decepción misma de Pedro al comprobar su proceder? ¿Dónde se fue su seguridad, y donde su lealtad a Jesús?

Hay momentos en los que como Pedro, actuamos contrario a nuestras convicciones. Y cuando recapacitamos, sorprendidas por nuestros hechos nos preguntamos ¿qué fue lo que hice, en qué estaba pensando, donde se me fue la cabeza? Estoy segura que has vivido la experiencia porque a todas nos ha pasado en mas de una ocasión.

Pedro cayó en un momento donde pensó mas en sí mismo que en Jesús. Cuando se preocupó mas por su suerte que en la obra para la cual Jesús lo llamó e hizo un pescador de hombres. “Dispuesto estoy a ir contigo no sólo a la cárcel, sino también a la muerte”. Pedro no sabía lo que hablaba. Pero algo más que Pedro no sabía era lo que le esperaba. Jesús tenía planes con él que su caída no iba a desviar.

Jesús le respondió: “Me negarás tres veces”. Sí, él sabía que Pedro le iba negar al igual que tú y yo. Pero tambien sabía que Pedro lo amaba, por lo que le tenía una encomienda una vez restaurado.

Amada al igual que con Pedro, Cristo intercede por nosotras delante de Su Padre. El tiene planes con tu vida que el pecado no desviará, y espera que en lugar de quedarte resagada aceptes Su perdón para que una vez vuelta, “confirmes a tus hermanas” (Lc 22:32). Sí confírmalas.

Oración: Padre de misericordia gracias porque Tú levantas a los caídos (Sal 146:8). Gracias por no desecharme y aceptar la intercesión de Cristo a mí favor. Es un honor saber que tienes planes de bien y no de mal para mi vida, y que en Tú gracia me confirmarás en tu servicio. Por Cristo Jesús, amén.

Alabanza: Sublime Gracia, BLEST –https://www.youtube.com/watch?v=por9HkuwyAI

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org