Devocional Diario

Perfeccionista

Publicado por en en Devocional
  • Tamaño fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 383
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir

“Como zarcillo de oro en el hocico de un cerdo es la mujer hermosa pero falta de sentido”  Pr 11:22

Ser perfeccionista, es una conducta que nos aflige, y nos convierte en personas penosamente estresadas.  Alguien dijo una vez que: "Obsesionarse con la perfección, es como querer correr en el mar o nadar en el desierto" (Desconocido).

Una buena parte de nuestra vida se desenvuelve al lado de la persona que hemos elegido para compartirla, por lo que mantener  esa relación sana y feliz es de suma importancia.

Las estadísticas afirman que lo normal en la relación de parejas es que la mujer adopta en el hogar el papel de la figura encargada de que todo marche bien mientras que el hombre tiende a descuidarse de las obligaciones diarias, una situación que suele derivar en constantes reproches... y YO NO FUI LA EXCEPCION.

Estuve casada por espacio de 20 años y uno de mis mayores placeres era encontrar mi casa y sobretodo mi habitación en total orden, por lo que con bastante frecuencia le reprochaba a mi esposo su poca colaboración en organizar y poner en sitio la ropa y zapatos con la que diariamente se desvestía. Esta queja fue una constante norma hasta que el gravemente enfermó.

Estando un día en el hospital sentí la necesidad de ir a llorar a mi hogar pues me dolía ver en el umbral de la muerte al buen compañero que había hecho mi vida tan felíz y que tanto yo amaba. Al llegar note que todo estaba perfectamente ordenado, no había nada que recoger, sin embargo la casa se sentía fría, vacía, solitaria, porque faltaba el calor humano de su presencia.

En la peor fase de su enfermedad esos “desordenes” me hacían recordar que el estaba vivo y que era una día más para agradecer al Señor por darme la oportunidad de disfrutar de su compañía. Hoy daría lo que fuera por  tener esos “desórdenes” que hacían que vida fuera hermosamente ordenada y perfecta.

¿Tienes la bendición de tener a tu marido a tu lado? Dice la Biblia que “la mujer sabia edifica su casa” (Pr 14:1). El hogar debe de ser siempre el remanso de paz a donde tu marido e hijos deseen llegar. Aprendí con dolor que es mejor amarse con los defectos, evitar el sufrimiento innecesario e invertir el tiempo en tareas verdaderamente importantes.

Oración: Amado Dios, Te doy las gracias por el compañero que Tu pones en nuestras vidas para bendición nuestra. Amén.

Jeanette Lithgow para Maestras del Bien
Derechos Reservados © 2012 - Maestrasdelbien.org

Last modified en
Calificar el artículo:

Comentarios