No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.(Romanos 12:2)

Tenemos por costumbre mirarnos y considerarnos continuamente a nosotras mismas. No que esto sea malo, sino todo lo contrario; la Palabra  de Dios nos insta repetidamente a que nos “examinemos a nosotras mismas”. El problema no obstante, está en que lo hacemos con el lente equivocado y nos vamos a los extremos, cayendo en la trampa de sobre-evaluarnos o de descalificarnos.

– Al sobre-evaluarnos nos hacemos presa del orgullo, la soberbia, la arrogancia, la autosuficiencia y la vanidad. Esta posición tiende a cegarnos respecto de nosotros mismos y hacernos sentir “superiores” a los demás. Esto es sumamente peligroso y Stgo 4:6 nos advierte diciendo  que “Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes”.

– Pero por el otro lado, cuando nos descalificamos, reina el complejo, la tristeza, la depresión, y la auto-conmiseración: “¡ay! pobre de mi”. Lo grave de esta posición es que a la miseria le encanta compañía, y la amargura que nos embarga empieza a echar raíces y a contaminar a otros. En Hebreos 12:15 Pablo nos advierte diciendo: “Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados…”.

Sin embargo, en Romanos 12:3 Pablo nos dice cual es la posición correcta… “Cordura”. El contexto de éste versículo nos da la respuesta de cómo obtener ese balance y pensar con “cordura” respecto de nosotras mismas.

Los versículos precedentes, el 1 y 2 de Romanos 12, nos dicen en rogativa, que el mejor servicio, el mejor culto que le podemos rendir a Dios, es el de una vida santa y agradable. Ahora, ¿como podremos presentarle nuestra vida de una manera santa y agradable a Dios?

El versículo 2 nos dice dos cosas MUY importantes:

                   a)     Rechazando algo. No conformándonos, tomando la forma o viviendo de acuerdo a los valores, principios y conceptos de este mundo.

                   b)     Adoptando Algo. Una nueva posición. Transformar nuestra manera de pensar para que nuestra manera de vivir cambie y para que mediante esa nueva manera de pensar podamos evaluar, probar y comprobar la voluntad de Dios.

Pero, ¿cómo podemos nosotros cambiar, transformar y renovar nuestra manera de pensar? ¿Cómo podremos comprobar cual es la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios?

Dios ha puesto en cada uno de nosotros una medida de fe. Esa fe se construye, afirma y solidifica mediante la lectura y práctica u obediencia de la Palabra de Dios.  La verdadera fe es creerle a Dios y Dios mismo se encarga de darnos las evidencias sobre la cual podemos fundamentar nuestra fe y nuestra vida en él, de modo que podamos tener una vida plena, segura y balanceada.

Dicho de otra manera el principio de una vida balanceada y estable emocional y espiritualmente parte de una buena, cabal y sana comprensión acerca del valor que nosotras tenemos para Dios. Esta comprensión solo viene de la meditación y reflexión en la persona de Dios, y la Palabra de Dios nos asiste y ayuda en esto.

Nuestras debilidades e imperfecciones solo pueden ser combatidas navegando y nadando en las profundidades del poder purificador y sanador de la Palabra de Dios. Nos tenemos que SUMERGIR en la Palabra de Dios y creerle a Él. Esa es nuestra intención en este Blog.

De David, un hombre que estaba muy lejos de la perfección, Dios mismo dijo que era un hombre conforme a Su corazón. Ahora, conociendo la vida y los pecados de David, ¿que hubiera sido de la vida de este hombre si el no hubiera tenido un contacto tan fuerte y apegado a las Escrituras?

Compartir
Artículo anteriorAmar, No Odiar
Artículo siguienteSoy Diferente