Porque un niño nos ha nacido, hijo nos ha sido dado, y el principado sobre su hombro. Se llamará su nombre «Admirable consejero», «Dios fuerte», «Padre eterno», «Príncipe de paz».(Isaías 9:6)

Haciendo un pequeño “Selah” de los Salmos con motivo de estas fiestas navideñas, quería  considerar cada uno de los nombres y características con las que se describe a Nuestro Señor Jesús al ser anunciado su nacimiento en el libro del profeta Isaías capítulo 9, en el verso 6.

El comentarista Mathew Henry nos ofrece una clara idea de esta primera carácterística  que acompaña a la primera función con la que describe al Salvador, cuando expresa: “Precisamente se le llama admirable, puesto que es tanto Dios como hombre. Provoca la admiración de los ángeles y santos glorificados; fue admirable en su nacimiento, vida, muerte, resurrección y ascensión.”

Y desarrollando estas ideas, diríamos que….

En su nacimiento –  anunciado por un gran coro de ángeles, por demás, atrayendo la atención de unos Sabios de Oriente a quienes se les condedió la exclusiva guía de una “estrella” especial para llegar al lugar donde estaba y  rendirle adoración. Sencillamente… ¡ADMIRABLE!

En su vida. – Siendo Dios y aun asi, morando y andando entre gente sencilla, sanando enfermos, alimentando multitudes con poco o nada, resucitando muertos… cambiando vidas…. ¡ADMIRABLE!

En su muerte – Rindiendo sus derechos y dejándose morir con el único objetivo de salvar a toda una humanidad… ¡ADMIRABLE!

En su resurrección: Venciendo la muerte, dejando atrás una tumba vacía como prueba de tal acontecimiento… ¡ADMIRABLE!

En su ascención –  Dando a toda la humanidad la esperanza y certeza de que estaría preparando moradas eternas para todos aquellos a quienes vendría a tomar consigo y llevarlos a morar con El por toda la eternidad….  ¡ADMIRABLE!

En palabras humanas no podríamos explicar ni buscar un mejor adjetivo para encerrar la grandeza de quien es este que siglos atrás vino a nacer en un establo rodeado de animales en condiciones poco favorables.

Sería imposible comparar las “Siete Maravillas del Mundo” construídas con manos humanas, con la creación del vasto univreso en el que habitamos, el cual, ha sido justamente creado por “orden verbal” por tan perito arquitecto.  …. Sencillamente… ¡ADMIRABLE!

¿Qué tan admirada estás tú con las obras que ha hecho este pequeño niño en tu vida? ¿Te animas a compartir?

… ¡Continuaremos en la próxima!…   Selah