Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos, y es hermosa la heredad que me ha tocado (Salmos 16:6).

A la luz del Salmo 1:2 y 119:24, deleitarse es amar. Pero no podemos amar aquello que desconocemos. De ahí que solo podremos deleitarnos y agradar a Dios, si Su ley; Su Palabra esta en el centro de nuestro corazón.

David se deleitaba en hacer la voluntad de Dios. El dijo: “El hacer Tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, y Tu ley está en medio de mi corazón” (Salmos 40:8).

Dios por su parte se goza y deleita:

  • En los que andan correctamente (Pr 11:20)
  • Leen la Palabra
  • Le sirven, y
  • Oran o hablan regularmente con El

¿Y a ti, qué cosa te ha producido deleite en este año? Si nos deleitamos en el Señor, tendremos mayor:

  • Consagración
  • Compromiso
  • Obediencia
  • Adoración
  • Servicio, y
  • Mayordomía

Que este sea nuestro sentir como “Maestras del Bien” en el 2013.

Oración: Amante Salvador, quiero empezar el ano correctamente; deleitándome en Ti y agradándote en todos mis caminos. Necesito un año diferente controlada por tu Espíritu para edificación de mi vida y bendición de mi hogar.  Esperare en Ti, mientras me deleito meditando en Tu Palabra y practicándola cada día. En el nombre de Jesús, Amen.

Alabanza Sugerida: Que Dulce, Witt/Murrell – http://www.youtube.com/watch?v=QZS9gJ371js

Compartir
Artículo anteriorRegocijaos
Artículo siguientePríncipe de Paz