Confírmese pues, ahora, oh Jehová Dios, tu palabra dada a David mi padre; porque tú me has puesto por rey sobre un pueblo numeroso como el polvo de la tierra. Dame ahora sabiduría y ciencia, para presentarme delante de este pueblo;..” (2 Crónicas 1:9-10).

¡Que petición! Esa fue la respuesta de Salomón a la gran pregunta de Jehová: “Pide lo que quieras que yo te dé” (2 Crónicas 1:7). Seguramente la juventud y aun muchos adultos dirían que Salomón fue “un tonto”. ¿Tú que crees?

El joven muchacho acababa de tomar el reino, y entendiendo la gran responsabilidad que tenía delante y sus limitaciones, reconoce: ¿quién podrá gobernar a este tu pueblo tan grande? (2 Cr 1:10).

Salomón había recibido instrucciones de su padre David, el cual le dijo: “Yo sigo el camino de todos en la tierra; esfuérzate, y sé hombre. Guarda los preceptos de Jehová tu Dios, andando en sus caminos, y observando sus estatutos y mandamientos, sus decretos y sus testimonios, de la manera que está escrito en la ley de Moisés, para que prosperes en todo lo que hagas y en todo aquello que emprendas;..” (1Reyes 2:2-3).

De modo que al morir su padre, sigue sus instrucciones al pie de la letra. La clave de la instrucción dada por su padre fue: para que prosperes en todo lo que hagas y en todo aquello que emprendas.

De ahí que para que prosperes en todo lo que hagas y en todo aquello que emprendas en este año, enumeraremos algunas enseñanzas de valor:

  • El poder de la instrucción de un padre sobre su hijo es colosal
  • El respeto y la obediencia de un hijo hacia su padre es sagrada
  • La comprensión de la responsabilidad al realizar una tarea es imprescindible
  • Debemos tener clara las prioridades de nuestra vida
  • Dios debe ser en todo el centro
  • Nuestra dependencia y competencia están en Dios

Amadas, lo primero debe ser primero. Al asumir el trono Salomón organizó sus prioridades. La primera de ellas fue buscar el rostro y la dirección de Dios a fin de tener éxito en todo lo que emprendiera. Por esto, justo ahora que emprendemos un nuevo año, es el tiempo de preciso para echar mano de nuestra agenda y organizar las prioridades de nuestra vida. Asegurémonos que Cristo sea la primera para que prosperes en todo lo que hagas y en todo aquello que emprendas.

Oración: Señor, el éxito está garantizado por tu favor y dirección. Así como Salomón, en mi vida lo primero será lo primero. Me  esforzaré, y seré mujer. Guardaré los preceptos de Jehová mi Dios, andando en sus caminos, y observando sus estatutos y mandamientos, sus decretos y sus testimonios, de la manera que está escrita en la Palabra de Dios. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Yo Me Rindo A Él, JAR – http://www.youtube.com/watch?v=1D_q8XpAQBk&feature=related

Compartir
Artículo anteriorCalidad
Artículo siguienteNuestra Jerusalen