Dios tenga misericordia de nosotros y nos bendiga; haga resplandecer su rostro sobre nosotros;  para que sea conocido en la tierra tu camino, en todas las naciones tu salvación.  ¡Alábente, Dios, los pueblos, todos los pueblos te alaben! (Salmos 67:1-3)

Somos bendecidas para ser canal de bendición a otros. Somos bendecidas para dar, para ayudar, para mostrar la grandeza y majestad de Dios y para que a través de nosotras el Dios de salvación sea conocido en la tierra.

Cuando Jehová bendijo a Abraham le dijo: “Te bendeciré, engrandeceré tu nombre y serás bendición”.  Le estaba diciendo: Te voy a bendecir pero no a tí solamente, sino que esas bendiciones  también  deben de fluir hacia otros.

Como hijas de Dios hemos sido bendecidas con Su perdón, con Su amor, con Su provisión diaria, con Su bondad, con Su presencia  permanente entre nosotras, y con Su consuelo y socorro en momentos de necesidad, por lo que somos instadas por Dios a decirle a otros de las bendiciones que tenemos al estar en Cristo Jesús.

Finalmente, el Señor nos dejó la comisión de “hacer discípulos a todas las naciones”. Somos bendecidas también para que otros puedan conocer a Dios al mirarle a Él en nosotras.

Que en este año que empieza, sea nuestra esperanza dar a los otros de lo que Dios nos ha dado. Que sea nuestro mayor deseo que todos los que nos rodean conozcan a Dios y le hagan Señor de sus vidas.

Oración: Soberano Dios, haz de mí una vasija rebosante de Tus bendiciones de manera tal que todo el que me rodea pueda verte a Tí en mí. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Somos El Pueblo De Dios, MWitt – http://www.youtube.com/watch?v=yMqSj0UYehE