Mejor es la comida de legumbres donde hay amor, que de buey engordado donde hay odio. (Proverbios 15:17).

Amor, amor, amor ¡cuánto hemos escuchado esta pequeña palabra en nuestras vidas! Un sin fín de veces hemos sido conscientes del poder de estas cuatro letras.

Proverbios; un libro lleno de consejos y ejemplificaciones, nos presenta el poder transformador del amor, diciéndonos que es mejor un plato de sencillas verduras si hay amor, que un festín de carnes sin él. Esto me hizo pensar en que definitivamente el  amor transforma.  Convierte algo sencillo como lo es un plato de verduras en algo superior y especial.

Como mujer tenemos tantos roles y papeles que desempeñar y en cada uno de ellos debemos estar revestidas de amor. El amor será el vínculo perfecto por el cual tu esposo, tus hijos, tus hermanas en la congregación, tus vecinos o cualquiera que esté a tu alrededor deseará tenerte cerca y sentir que eres de bendición.

1ra. Corintios 13, nos dice que si no tenemos amor venimos a ser como un ruido molestoso que probablemente nos alejará de quienes amamos. Dios nos ha amado con amor eterno y él desea que tu vida sea transformada con el toque de Su amor. El anhela que tengas un dulce corazón que manifieste todo el amor que él te ha brindado.

Amar a los demás es la mayor muestra de que entendemos y valoramos el hecho de que Cristo nos amó a nosotras primeros aun sin merecerlo.

No esperes a que los demás te demuestren su amor, no esperes a que sean los otros que te busquen, no esperes que el tiempo pase y las circunstancias de tu vida cambien. Mas bien dedica tu vida a sembrar la semilla del amor sin esperar nada a cambio. Da por gracia lo que por gracia recibiste porque definitivamente ¡con amor todo sabe mejor!

Oración: Padre, gracias por todo el amor que Tú has derramado en nuestros corazones. Hoy quiero empezar a compartir ese amor con entre quienes me rodean, especialmente los difíciles de amar. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: En la Cruz, Hillsong – http://www.youtube.com/watch?v=6Il5–yNRw4&feature=related

Compartir
Artículo anteriorCultivando Frutos
Artículo siguienteUn Corazón Encendido