¡Marquemos la Diferencia!

Son muchos los movimientos políticos, civiles y religiosos que en este día despliegan toda clase de mensajes apoyando la iniciativa de ¡NO a la violencia familiar, o la violencia de género!

Muchas mujeres cristianas se envuelven en esta iniciativa haciendo alianzas, dando su apoyo y exhibiendo en su página web o redes sociales pancartas y mensajes de apoyo a dichos movimientos. Ciertamente es una labor encomiable y hasta justa el abogar para que nuestras congéneres no sean víctimas de abusos de cualquier tipo. ¡De eso no nos quepa la menor duda!

Sin embargo, creo que como creyentes debemos tener la precaución de analizar con cuidado aquellos grupos que apoyamos, ya que pudiesen de forma solapada estar también promoviendo otro tipo de ideas que no fomentan los valores bíblicos de la mujer. Entre los que no debemos apoyar destacamos el derecho al aborto, matrimonios del mismo sexo y la mal llamada “desigualdad de género”.

El movimiento feminista; iniciado a finales de los años 60 por la Señora Gloria Steinem, es el promotor de dichas iniciativas.  Para que tengamos una idea, compartiré algunas de las tantas frases que “adornaron”  la exposición de la Señora Steinem mientras impartía una charla sobre igualdad de género en Cedar Crest College aquí en la ciudad de Allentown, Pennsylvania, el año pasado.

  • Cito: “Esta es una estructura jerárquica, y la jerarquía está basada en el patriarcado, y esto ya no funciona”. 
  • Otra perla: ¿Por qué se casó a sus 66 años de edad, luego de haber proclamado tanto la frase aquella de que ‘una mujer necesita un hombre de la misma manera en que un pez necesita una bicicleta’? – Para que mi esposo tuviera una tarjeta de residencia – respondió a la audiencia.”
  • Y la última frase de la tanda: ¿La clave de la paz mundial?…Mas hombres criando hijos”.

Hermanas… la Biblia nos advierte lo siguiente: … No viváis como necios sino como sabios,  aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos.  Por tanto, no seáis insensatos, sino entended cuál es la voluntad del Señor.  (Efesios 5: 16-17)

Tengamos sumo cuidado de no caer en trampas del enemigo que pudieran estar ocultas a manera de frases bonitas, buenas iniciativas e ideas que parecen justas a ojos humanos. Miremos bien con quien nos aliamos y cuales ideas promovemos. Hagamos valer nuestro tiempo y nuestra verdadera posición en Cristo como Maestras del Bien. ¡Que en este, nuestro día, marquemos la diferencia!

Selah