Y ellas alzaron otra vez su voz y lloraron; Orfa besó a su suegra, más Ruth se quedó con ella. Y Noemí dijo: He aquí tu cuñada se ha vuelto a su pueblo y a sus dioses; vuélvete tú tras ella. (Rut 1:14-15)

¡El esposo de Orfa ha muerto! ¡El momento del sufrir le ha llegado! En vez de buscar refugio en el Dios que había conocido, se alejó y volvió a sus dioses en los que antes había creído.

Los momentos de dolores y angustias, ¡qué inevitables son! En este día, Orfa regresó a sus dioses, porque en ellos estaba su confianza en realidad. En el momento de nuestro dolor, de nuestra angustia: ¿A dónde vamos a ir? Si…

Todo lo que hay debajo del cielo es de nuestro Dios” (Job 41:11b)

Es grande, mayor que todos los dioses.  Y todo lo que quiere, lo hace” (Salmos 135:5-6)

El es el Dios viviente y permanece por lo siglos, su reino jamás será destruido, su dominio perdurará hasta el fin. El salva y libra y hace señales y maravillas, en el cielo y en la tierra” (Daniel 6:26-27)

Sus obras son verdaderas y sus caminos son justos;  y el puede humillar a los que andan en soberbia” (Daniel 4:37)

Que nuestra fe esté puesta en nuestro Señor que es el que puede librarnos y guardarnos.  Que en el tiempo de la angustia podamos decir: ¡En el Señor he confiado, no escaparé llena de temor! ¡Ni pondré en nada, ni nadie mi confianza y esperanza!

Que nuestros labios estén prestos para decir como el profeta: “Mi porción es Jehová, dijo mi alma; por tanto en el esperaré.” (Lamentaciones 3:24)

Oración: Amado Dios  y Señor, dale fuerzas a nuestras fuerzas y aumenta nuestra fe en Tí. En los momentos de dolor y tristeza, alumbra nuestro entendimiento para actuar y confiar correctamente. Que veamos nuestros sufrimientos como una oportunidad para confiar; y no un motivo para renunciar. Danos fuerzas para poder decir: “En el Señor he confiado”. Te lo pedimos, en el nombre de Jesús, amén.

Alabanza Sugerida: Contigo Quiero Caminar, MGandara – http://www.youtube.com/watch?v=rI0FC0GergA