Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: “Mujer, eres libre de tu enfermedad”.  (Lucas 13:10-17)

Lucas nos enseña la situación en que se encontraba una mujer que por 18 años estaba  padeciendo una enfermedad por causa de un demonio que la mantenía encorvada  de tal manera que le era imposible  enderezarse.

Su situación era difícil pues su problema se iba agravando cada día más. Presentando problemas  de estatura, su proyección visual  era  limitada  pues tenía que mirar hacia abajo. Al mismo tiempo su movilidad  se dificultaba   con el paso del tiempo.

Esa condición física, también le afectaba emocional y espiritualmente. Sin embargo ésta mujer no se encerró en su casa a lamentar su situación. Por el contrario, estaba en el templo escuchando las enseñanzas de Jesús.

Conozco de varias mujeres que han pasado por diversas  circunstancias y lo que han hecho es, alejarse de Dios y de su Palabra. Pero ésta mujer mas bien se acercó donde estaba Jesús. El la vio y la llamó.

Jesús te está llamando, desea salvarte, liberarte del pecado, temor, angustia, soledad, rechazo y amargura. Solo El tiene el poder para enderezar tu vida como lo hizo con la  mujer encorvada, y serás llena de bendición.

Oración: Amado Dios, ayúdanos a estar cerca de Tí sin importar las circunstancias por las que estemos pasando porque Tu amor, Tu misericordia y Tu protección están siempre con nosotras. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Cerca de Tí, JAR –http://www.youtube.com/watch?v=vywj5cVb41A