Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo,.. Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido;.. (Hebreos 11: 13, 39)

Mientras estudiamos y meditamos sobre las mujeres de la Biblia, me viene a la mente que los personajes bíblicos así como los creyentes post-bíblicos y los hermanos de nuestras congregaciones que nos precedieron, todos vivieron su vida.

Ninguno de estos personajes jamás pensó:

  1. Que se estaba escribiendo la historia de su vida
  2. Que la historia de su vida sería publicada
  3. Que se impartirían lecciones de ellas, y
  4. Que estaban siendo usados por Dios
  5. Que serían ejemplo para muchos

Hoy tenemos las enseñanzas que resultaron de cómo se condujeron y vivieron sus vidas en la Biblia, libros de Historia y los anuales y memorias de nuestras iglesias.

Pero hoy también se está escribiendo otro capítulo y compendio de la historia. Es la historia de nuestras vidas. Nuestros hijos, hermanos en la fe y posteridad contarán mañana lo que de ella haya sido hoy, sea bueno o sea malo.

Así como los que nos precedieron dejaron su historia y sus huellas, procuremos que el testimonio de nuestras huellas estén sobre las pisadas del Maestro, y seamos contadas entre las columnas y baluartes de la fe de nuestras familias, iglesias y entorno.

Amada, tienes la preciosa oportunidad de escribir la historia de tu vida de la mejor manera posible. Empieza hoy y se una Maestra del Bien.

Oración: Amado Señor y Buen Dios, inevitablemente hoy se está escribiendo la historia de mi vida. Que pueda yo ser recordada e inmortalizada, como una mujer que Te amó y sirvió como María la hermana de Lázaro, las Misioneras y Heroínas de la fe, y las mujeres valerosas que existen hoy en nuestras iglesias. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Un Vaso Nuevo – http://www.youtube.com/watch?v=Pp9GC008UBU