He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. (Isaías 43:19)

El Señor siempre está obrando en nuestras vidas. Cada día él nos moldea conforme a los planes y propósitos que tiene trazados desde la eternidad. Somos una obra en contínua construcción.

Si ustedes son como yo, seguramente en muchas ocasiones se han preguntado ¿Qué propósitos tiene Dios conmigo? ¿En que me usará? ¿Para que soy útil? O quizás en lugar de hacerte estas preguntas has aseverado… “No hay nada de especial en mí para que Dios me use, no estoy preparada, tengo muchos defectos y limitaciones, etc.”.

La buena noticia que nos comunica la Palabra de Dios es que Dios está interesado en tí y en mí. Pero más importante aún, que él escogió lo débil del mundo, para avergonzar a los sabios y fuertes (1ra Corintios 1:27) entre las cuales estamos tú y yo.

El Señor no necesita el “poder personal y sabiduría” de nadie porque él es el Todopoderoso y hará en ti cosa nueva. El apenas necesita una vida dispuesta a dejarse usar por él, y él se encarga del resto. Cuando así sea, él te equipará y entrenará para tu nueva tarea de acuerdo a sus propósitos en tu vida. ¡Pronto saldrá a luz!

Oración: Adorado Dios, gracias por tomarnos en cuenta en el lugar y la condición que nos encontramos. A Tí te debemos la gloria por la excelencia de Tu poder en nuestras vidas. Heme aquí, a Tus plantas hoy. Alabado seas para siempre. En el nombre de tu Hijo Amado, nuestro Señor Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Gracias, MWitt – http://www.youtube.com/watch?v=YIXMOeABVtQ

Compartir
Artículo anteriorBetty Stam, 1906-1934
Artículo siguienteComo Tú