Muchas mujeres hicieron el bien; mas tú sobrepasas a todas (Proverbios 31:29).

El éxito en la vida de la mujer virtuosa se debió a que tenía su vida en orden. Una vida ordenada luego produjo prioridades en orden correcto. Por el pasaje notamos que las prioridades de esta mujer estaban organizadas del siguiente modo:

Hogar (v.11-12, 14-15)
Negocio (v.13, 17-19)
Necesitados (v.20)
Futuro (v. 21, 25)
Cuidado Personal (v. 22)
Así en la vida agitada de hoy donde cada vez más la mujer tiene mil y una responsabilidades dentro y fuera del hogar, se hace imprescindible tener primeramente nuestra vida en orden. Una vida en orden posee una visión clara de las prioridades que deben primar en nuestra ocupada agenda, y se organizará adecuadamente dando el tiempo necesario a cada quehacer, procurando siempre otorgar la máxima importancia y prioridad al hogar.

Por esto, es recomendable tener una agenda en la cual podamos anotar y enlistar por horario las actividades que debemos realizar, y sabernos desconectar de ellas tan pronto una empiece a interferir con la otra o con nuestro hogar. En el caso de la mujer virtuosa, como resultado de su organización ella pudo: satisfacer a su esposo (v.11-12), atender a sus hijos (v. 21, 28), impactar la sociedad (31) y honrar a Dios (30).

Que el ejemplo de esta mujer nos ayude a organizar nuestra vida y nuestro tiempo para bendición de nuestras familias.

Oración: Señor, gracias por la oportunidad que Tú nos brindas de aprender de mujeres exitosas. Me propongo seguir su ejemplo organizando mi vida, y consecuentemente la de mi hogar. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Es Tiempo, Forgiven – http://www.youtube.com/watch?v=Tvyfunh9B-U

Compartir
Artículo anteriorComo Tú
Artículo siguiente¡Qué Mujer!