Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz. Y hubo luz. (Génesis 1:2-3)

¿Leíste con detenimiento?

¿Te has imaginado esa escena? Todo un caos en la tierra; oscura y vacía. Estos versículos pueden de igual manera relacionarse con diferentes etapas de nuestras vidas.

¿Cuántas veces has sentido que tu vida está desordenada y vacía? ¿Cuántas veces sentiste que todo estaba mal, sin orden y oscuro? ¡Qué tranquilidad siento al leer esta porción de la Palabra de Dios! Mi Dios Todopoderoso, el Supremo Hacedor de los cielos y la tierra puede también establecer orden en mi vida, poner cada cosa en su lugar y llenarme de su presencia.

El Dios creador puede transformar mi vida del caos en que estoy viviendo al orden perfecto que todo mi ser anhela. El es capaz de darme la paz y tranquilidad que mi corazón necesita.

Oración: Gracias Dios por ser la única esperanza que el mundo tiene y necesita. Gracias porque hay en Tí poder suficiente para cada situación que pueda venir a mi vida. En el nombre de Jesús, Amén

Alabanza Sugerida: Dios de Mi Sustento, XXXIII DC – http://www.youtube.com/watch?v=8syr5TzR86Q

Compartir
Artículo anteriorFuerte Siendo Débil
Artículo siguienteCon Voluntad