… y con voluntad trabaja con sus manos. (Proverbios 31:13b)

Gracias a Dios nuestras manos poseen muchas habilidades; algunas innatas, heredadas y otras aprendidas, pero todas podemos hacer muchas cosas con ellas.

La mujer de Proverbios 31 tenía manos benditas. El versículo 17b nos dice que ella las esforzaba y usaba. Y los versículos 15, 16, 19, 20, 22, 24 y 31 nos da una lista de todas las cosas que con sus manos hacía: cocinaba, plantaba, compraba, vendía, ayudaba al pobre, cosía y las usaba para provecho. Lo cierto es, que sus manos siempre estaban ocupadas en alguna tarea o trabajo de bendición.

La diligencia de sus manos le permitió apoyar y ayudar a su esposo con el sustento del hogar, la buena administración y multiplicación de sus recursos, el cuidado y la provisión de sus hijos, su cuidado y desarrollo personal, y preparación para el futuro. Como resultado, sus negocios marchaban bien, su lámpara siempre tenía aceite y alumbraba, estaba preparada para el invierno, tenía provisiones para el futuro, sus criados la respetaban, su esposo estaba complacido, sus hijos no agravaron la sociedad, su familia era funcional, y como mujer y profesional pudo proyectarse socialmente dando buen nombre a su familia y ser considerada como una mujer estupenda.

Amadas, tú y yo tenemos la maravillosa oportunidad de hacer lo mismo. No somos menos que la mujer que la virtuosa ni ella estuvo capacitada con más dones o talentos que nosotras. Dios nos diseñó como mujer de modo tal que podamos realizar las mismas tareas si con diligencia y amor nos lo proponemos. La clave de esta mujer estuvo en que con voluntad  trabajaba con sus manos (13b) y esforzaba sus brazos (17b).

Oración: Padre, perdona nuestra falta de diligencia y el descuido de usar nuestras manos para bendición primeramente de nuestros hogares. Nos proponemos aprender las disciplinas que nutran y enriquezcan la vida de nuestra familia, produciendo así hombre y mujeres sanos para una sociedad en descomposición. En el nombre de Jesús. Amén.

Alabanza Sugerida: Dios de mi Sustento, XXXIII DC – http://www.youtube.com/watch?v=8syr5TzR86Q

Compartir
Artículo anteriorUn Vestido Nuevo
Artículo siguienteUna Mujer Preparada