Michigan, EUA

A sus 29 años, era una madre divorciada de dos hijos y trabajaba como enfermera.  Un día llamó al hospital donde trabajaba reportándose enferma del corazón y enferma de la vida de pecado que había estado viviendo. Tenía una religión pero no una relación con Dios.  Así en la mañana del 16 de Julio del 1963, cayó de rodillas como una pecadora y se levantó como una mujer pura y plena a los ojos del Señor. “Porque cualquiera que clame el nombre del SEÑOR será salvo.” (Ro 10:13 Nueva Biblia Estándar de las Américas -NBSA).  “Por lo tanto si alguno está en Cristo, es nueva criatura; las cosas viejas pasaron, he aquí nuevas vendrán” (2 Co 5:17 – NBSA). Kay tenía hambre y sed de la Palabra de Verdad y empezó a estudiar la Biblia. Su relación con el Señor y sus descubrimientos escriturales tornaron sus penas en alegría y su luto en sonrisa.

El amor de Dios se derramó sobre ella en 1965 cuando se casó con un misionero que servía en África de nombre Jack Arthur. A finales de los años 60, por motivos de salud  retornaron a su hogar en Chattanooga, Tennessee, sin saber que Dios les tenía un nuevo campo de ministerio, mucho mayor que México. Jack aceptó el empleo de gerente de una estación de radio Cristiana, y  Kay Arthur inició un estudio bíblico para adolescentes en la sala de su casa.

A causa del crecimiento del estudio en su casa, en 1970 fundaron Precept Ministries International  (Ministerios Internacional Precepto) con la visión de afirmar a los individuos en la Palabra de Dios. Al día de hoy, Precept Ministries International  llega alrededor de 149 países alrededor del mundo, con estudios en 69 idiomas diferentes ministrando a niños, adolescentes, y adultos.

Kay Arthur es una aclamada conferencista, maestra de la Palabra y cuatro veces ganadora de Medalla de Oro por la autoría de más de 100 libros. Kay posee una habilidad especial para alcanzar personas de una forma excitante y efectiva, retándoles y equipándoles a avanzar el Reino de Dios. Su autoridad se deriva de la Palabra, la cual continúa estudiando celosamente. Su compasión es producto de una vida que ha sido tocada tanto por gran tragedia como por el triunfo; y su manera de enseñanza práctica surge de la apertura de su carácter.

Tomada de: http://precept.org/