50 años atrás no se tenía que explicar la diferenciación de sexos, ni los roles de cada uno. Cada quien entendía cual era su posición, sus actividades y sus responsabilidades. Era lo natural y obvio. Pero en los 60 todo cambió. Hoy es necesario explicar el origen, propósito y objetivo de nuestra femineidad.

La esencia de la femineidad es honrar nuestro diseño viviendo bíblicamente; esto es, de manera que honremos al Dios que nos diseñó sabia y amorosamente. No hacerlo proporciona la ocasión de que la doctrina y Palabra de Dios sea blasfemada (Tito 2:5).

Existen cinco motivos principales por los cuales debemos ser bíblicamente femeninas:

1. Honra a Dios

El propósito primordial de nuestra vida es honrar a Dios. Siendo así, debemos afirmar y valorar nuestro diseño. La mujer bíblicamente femenina honra a Dios al conformarse a un patrón de vida Escritural en cada etapa y circunstancia de su vida. Como mujer soltera la doncella tiene cuidado de las cosas del Señor, para ser santa así en cuerpo como en espíritu; pero la casada tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su marido (1 Corintios 7:34).

2. Es Bíblica

A lo largo de toda la Biblia el rol de la mujer es prominente. La Palabra de Dios es explicita y sumamente clara en cuanto a su rol, propósito y lugar en la creación. Es rica en pasajes que muestran su papel en el contexto del matrimonio, hogar, iglesia y sociedad. Y partiendo desde Génesis donde se relata su creación y semejanza con Dios, y pasando por el resto de la Escritura, vemos una gama de mujeres que agradaron a Dios al ser y vivir consistentemente conforme a su diseño.

3. Es Parte del Diseño de Dios

La creación de la mujer, corresponde al diseño inteligente de Dios para el matrimonio, la procreación y la supervivencia de la sociedad. La misma fue creada con un propósito específico que el hombre no puede llenar por más que se esfuerce. Tal diseño fue realizado en conformidad con las actividades que como mujer debe desarrollar.

4. Distinción de Roles

            Dios es un Dios de distintivos, clasificación y variedad. El estableció la diferenciación de sexos y roles a fin de complementar nuestras relaciones, e interacción con el hombre; nuestro sexo opuesto.

            La mayor causa de la confusión existente en nuestra sociedad, obedece a la violación del orden del diseño de Dios. Una de las cosas que hace que el matrimonio funcione, es el orden divino. Violar ese orden resulta en desorden. Mientras más femenina sea la mujer, mas varonilmente se comportará el hombre.

5. Preserva la Sociedad

            El matrimonio es una unión; la unión de un hombre y una mujer que se funden para formar una sola carne. Si esto deja de ser, la sociedad desaparece pues no se reproduce más. De manera que para que permanezca la vida, el diseño de Dios en todas sus facetas y especies debe prevalecer.

Seamos modelos bíblicos de una mujer femenina. Nuestra juventud y familias lo necesitan. ¿Qué acciones tomarás tu hoy? Coméntanos…