“Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará”. (Salmos 1:3)

Salir con el pie derecho es simbólico de arrancar bien. Y si como cristianas queremos arrancar el año bien debemos preocuparnos por crecer espiritualmente.

Estudiar la Biblia es esencial para nuestro crecimiento espiritual. Debemos:

Apartar un tiempo a solas diariamente para leer la Escritura
Orar antes de leerla
Meditar en su lectura
Tal como con nuestro crecimiento físico, no existen atajos para crecer espiritualmente. El crecimiento espiritual no ocurre de la noche a la mañana. Crecemos poco a poco, día a día.

Si nos alimentamos diariamente con una dieta saludable y balanceada, y establecemos una rutina de ejercicios adecuada, creceremos sanas y fuertes y con un sistema inmunológico equipado para combatir los virus y enfermedades que en ocasiones nos amenazan.

De igual manera, si nos alimentamos diariamente con una dieta espiritual saludable, nuestra fe será fortalecida y nuestro discernimiento estará ejercitado para rechazar los dardos del enemigo y evitar que penetren hasta corromper nuestra fe.

Amada, empieza este año ¡con el pie derecho! Organízate y aparta un tiempo cada día para estar a solas con el Señor. Nútrete con las Palabras de Verdad y serás como un árbol bien plantado junto a corrientes de agua, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace prosperará (Sal 1:3).

Oración: Señor, deseo arrancar en este año con el pie derecho; dándote a ti la preeminencia en mi vida. Ayúdame no solo a arrancar, sino a permanecer. En el nombre de Jesús, amen.

Alabanza: Soy Amante De Tu Presencia, IRosario – https://www.youtube.com/watch?v=FSD9MNaE78g