“Jehová, tú nos darás paz, porque también hiciste en nosotros todas nuestras obras”. (Isaías 26:12)

Dios no nos ha colocado al “inicio” de la carrera de la salvación para que, a partir de entonces, nosotras tratemos de llegar a la meta por nuestros propios medios y esfuerzos. ¡No! Eso sería salvación por obras y no por gracia. Eso sería predicar “otro Evangelio” con graves consecuencias (Gál 1:8)

Es Dios quien nos ha salvado y es Él quien sustenta y sostiene nuestra salvación; por eso tenemos paz interior porque la salvación depende exclusivamente de lo que Dios ha hecho. Es cierto que nosotras debemos trabajar y perseverar, pero es Él quien “hace en nosotras todas nuestras obras” como dice el texto.

Es nuestra responsabilidad ocuparnos de nuestra salvación, pero el poder para hacerlo proviene de Dios. En Filipenses 2:12-13 nos dice el apóstol Pablo: “Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor PORQUE Dios es quien produce en vosotros así el querer como el hacer, por su buena voluntad”. Noten el balance y la armonía que hay entre la responsabilidad humana(ocupaos) y el poder divino (porque es Dios quien produce en vosotros). Una cosa no anula la otra, sino más bien, se complementan.

El Salmo 110:3 nos enseña: “Tu pueblo se ofrecerá voluntariamente a ti en el día de tu poder”. El ofrecimiento voluntario del Pueblo de Dios ocurre en el contexto del gran despliegue de Su poder, que es el motor primario que mueve la rueda de nuestra voluntad. Si la salvación dependiera únicamente de nosotras, ciertísimamente la perderíamos, porque sin él, nada podemos hacer (Juan 15:5).

No sabemos dónde termina nuestra responsabilidad humana y dónde empieza la soberanía de Dios, pero ambas coexisten maravillosamente sin que haya ninguna tensión entre ellas. Así lo ha revelado Dios en su Palabra. Jesús dijo en Juan 6:37 “Todo el que el Padre me da, vendrá a mí” (eso es soberanía divina), y luego añade: “Y el que a mí viene, no le echo fuera” (eso es responsabilidad humana).

Oración: Gracias Padre porque solo debemos venir a Tí y estaremos seguras.

Alabanza: La Salvación Es Del Señor, JJerez – https://www.youtube.com/watch?v=Vy2dcXybxCg

Compartir
Artículo anteriorLa Bendición del Servicio
Artículo siguienteMás…