“Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios”. (Santiago 4:4)

¿Cómo son tus pecados… grandes o pequeños?

Es interesante la manera en que pintamos y catalogamos los pecados en grandes y pequeños, blancos y negros, graves y ligeros, inofensivos y maliciosos.

Sin embargo, Dios no los considera así. Para él todo pecado es grave. Grave porque:

Ofende Su santidad
Desafía Su autoridad
Contradice Su voluntad
Tomemos como ejemplo el pecado de nuestros primeros padres; Adán y Eva. Para quienes piensan que fue pequeño o insignificante, Dios consideró todo lo contrario. De hecho, fue tan grave que:

Desencadenó el pecado en el mundo
Contaminó la creación
Corrompió la naturaleza
Le traspasó el dominio de la Tierra a Satanás
Le otorgó una naturaleza caída al hombre
Interrumpió la comunión del hombre con Dios
Puso fin al número de días del hombre
Causó que Dios dejara Su trono, y
Colgó a Cristo en un madero, entre otras cosas.
A la luz de todo esto resulta ridículo y vergonzoso, tratar de disminuir la gravedad de la presencia y existencia del pecado. El pecado irrita, corrompe, miente, engaña, maldice, troncha, hiere, mata, falsifica, opaca, trastorna, y socava, todo lo verdadero, lo honesto, lo justo, lo puro, lo integro, lo amable, lo que tiene virtud y es de buen nombre. Es por esto que dice el Salmo 7:11 que: “Dios está airado contra el impío todos los días”.

Amada, no disculpemos ni adornemos el pecado. Es muy peligroso amistarnos con y redefinir aquello que Dios aborrece. Es hora de tomar el pecado en serio. La próxima vez que alguien se mofe o te invite a participar de él, recuerda que “la amistad del mundo es enemistad contra Dios”.

Oración: Señor perdona mi versión tergiversada de este mal tan grave que te llevó a la Cruz, que mantiene a millares separados de Tí, al mundo sumido en maldad, y que condenará a muchos al infierno y castigo eterno. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza: Gracias, Peregrinos y Extranjeros – https://www.youtube.com/watch?v=AtIjk8WjgXA&list=RDAtIjk8WjgXA#t=0

Compartir
Artículo anteriorTu Lo Sabes Todo
Artículo siguiente¿A Quien Iremos?