“Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.” (1 Tesalonicenses 5:18)

¡Dios obra de manera misteriosa!

La mujer adúltera de Juan 8:1-11 fue sorprendida y expuesta ante Jesús por su pecado. Mientras ella se dedicaba a esta vida tras bastidores y en tinieblas, se recreaba con los que eran igual que ella. Y lo hacía sin vergüenza alguna.

Mas cuando en un acto de pura maldad fue traída por los escribas y fariseos delante de Jesús, su pecado una vez oculto quedó en radiante evidencia.

Si bien es cierto que estos hombres procedieron con mezquindad para tentar a Jesús. Él aprovechó la ocasión para restaurar la vida de esta mujer. De los escribas no haber actuado con malicia, el pecado de esta mujer jamás hubiera venido a la luz para purificación y justificación de su vida, y salvación de su alma.

Una vez más vemos como se cumple Romanos 8:28 que nos asegura “que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”.

Amada, si tú estás siendo víctima de la maldad de otros, “da gracias” porque el Señor con toda seguridad lo utilizará para salvarte, limpiarte y permitirte llevar fruto que de otra manera no llevarías.

Oración: Gracias Señor porque Tú tienes una manera maravillosa de utilizar todas las cosas para nuestro bien, aún las malas y lamentables. Ayúdame a ver el bien en medio del mal, y cuando no, a no renegar, amargarme o dudar de Tú presencia. Aumenta mi fe para creer en la fidelidad de Tus promesas. Gracias por Tú interés en bendecirme y ayudarme a crecer y llevar fruto, así tenga que ser zarandeada como a trigo. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza: En Ti Confiaré, RCrooke – https://www.youtube.com/watch?v=yEyTIFI0oOw

Compartir
Artículo anteriorCustodia y Provisión
Artículo siguienteOlor Grato