“Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.” (Gálatas 5:1)

Si no tuviera voluntad propia… ¡TODO SERIA PERFECTO!

Cantaría todos los días como el ruiseñor sin importar las circunstancias
Fuera tan consistente como el sol que sale cada día
Fuera fiel hasta la muerte como el perro
Fuera tan dedicado como el pájaro carpintero
Fuera tan diligente como la hormiga
Fuera tan alegre como las flores del campo
Fuera tan transparente como el agua
Fuera tan fructífero como el árbol plantado junto a corrientes de agua
Podemos dar gracias porque todo lo creado obedece al diseño y “programación” divina, pues es lo que nos garantiza el orden universal.

Más no así nosotras. ¡El hombre por la gracia de Dios, tiene libre albedrío! Dios así lo permitió para que tú y yo tuviéramos la libertad de amarle por elección propia. Y por otro lado, para que mediante la obediencia libre a Su voluntad pudiéramos experimentar de manera muy personal, la paz y el gozo de vivir conforme a Su orden y diseño.

Imagínate lo que pasaría en nuestras vidas si tú y yo nos alineáramos con la voluntad y los propósitos de Dios… ¡Cesarían las obras de la carne! “El adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a esta” (Gal 5:19-21). Y con ellas también las guerras, el hambre, las desigualadas y las enfermedades.

Pero lamentablemente es el libre albedrío del hombre pecador el que ha causado el caos mundial. Pero la buena noticia es que si le rindes tu vida y tu voluntad a Dios, hoy mismo tu panorama puede cambiar.

Oración: Gracias Señor por habernos creado con libertad de elección. Lo que no sabía es que esa libertad, por mi naturaleza caída, solo elige el pecado. Pero sé que si Te rindo mi voluntad, y todo mi ser a la potencia del Espíritu Santo todo puede cambiar. Así que Te los entrego. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza: Hoy Te Rindo Mi Ser, DMontero – https://www.youtube.com/watch?v=_W-XLOZNz70

Compartir
Artículo anteriorOlor Grato
Artículo siguienteDe Madrugada