“Respondió Jesús y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después.” (Juan 13:7)

“Piensa en lo bien que te vas a sentir”, le decía a mi madre al estar donde el quiropráctico a causa de un nervio pinchado.

Ella temía los ajustes por el dolor del momento, y mi consejo no le parecía servir frente al dolor que estaba experimentando. No obstante, al paso de los días su mejoría y alegría fueron notorias.

Es el mismo consejo que utilizo en mi vida personal cada vez que tengo que atravesar momentos desagradables… ¡Me enfoco en los beneficios! Eso me ayuda a tomar el trago amargo con expectativa, fortaleza y gozo.

Esta táctica la aprendí de Jesús. Hebreos 12:2 dice que: “por el gozo puesto delante de él soportó la cruz”. El veía más allá del sufrimiento del momento, el resultado y los beneficios que resultarían de su muerte en la cruz. Es mas, podía hasta experimentar gozo.

Aunque ciertamente nosotras no nos alegramos del sufrimiento en sí, sí nos podemos gozar en la transformación que producirá luego, siempre y cuando estemos persuadidas de que “a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien” (Ro 8:28).

Amadas, podemos atravesar el mal con valentía y una actitud positiva, porque viendo más allá podemos recordar que:

  1. El dolor en la vida del creyente nunca es fortuito
  2. El dolor del momento es temporal y los beneficios eternos, y
  3. Cristo nos ha hecho más que vencedoras (Ro 8:37).

Oración: Gracias Padre por darnos Tu visión. Gracias porque aunque no siempre veamos ni entendamos todo, lo que sí sabemos es que obrará para bien porque así Tú lo has dispuesto. Por Cristo Jesús. Amén.

Alabanza: Se Tú Mi Visión, Jonathan y Sarah Jeréz – https://www.youtube.com/watch?v=zvj-NSwC210

Violeta Guerra Maestras del Bien – Derechos Reservados © 2016 –www.Maestrasdelbien.org

Compartir
Artículo anteriorNo Me Avergüenzo
Artículo siguienteDios Nos Capacita