“Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.” (Romanos 8:38-39)

¡Existen tesoros valiosos, pero existen otros dolorosos, y vergonzosos!

A menudo estos se vuelven secretos que no queremos revelar.  Y Satanás que los conoce bien, nos amenaza, mantiene sugestionadas, y sumidas en el temor con su revelación.

No obstante la Biblia nos asegura que:

  • Dios aleja nuestros pecados cual oriente del occidente
  • Nada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús

Aunque en el pasado nuestros pecados nos separaban de Dios, el perdón de los mismos, gracias a Cristo, nos ha acercado al Padre. Los mismos ya no interfieren en nuestra relación con Dios, ni tienen control ni poder sobre nuestra vida futura (Ro 6:14).

Sin embargo, Satanás sí tiene un gran secreto que él se esfuerza por guardar y que tú necesitas conocer…

  • El ya fue vencido en la cruz del calvario
  • Ya no somos sus esclavas

Amadas, gracias a la obra redentora de Cristo somos “más que vencedoras”, y “nada nos puede separar del amor de Dios”. Así que cada vez que el enemigo te enrostre tu pecado, recuérdale que ya fue perdonado por Cristo, el cual te ha hecho una nueva criatura.

Oración: Gracias Señor por Tu obra a mi favor. Gracias porque en la cruz Tu despojaste al enemigo de su poder sobre mí. Gracias porque mi pecado perdonado, hoy es un testimonio de Tú poder transformador en mí. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Tú Eres Mi Fortaleza, Esperanza de Vida – https://www.youtube.com/watch?v=LzsW9irGfi8

Violeta Guerra Maestras del Bien – Derechos Reservados © 2016 –www.Maestrasdelbien.org

Compartir
Artículo anteriorCorazones Encaminados
Artículo siguienteExtraña Obra