“Porque Jehová se levantará para hacer su obra, su extraña obra, y para hacer su operación, su extraña operación” (Isaías 28:21).

El pasaje contiene una de las declaraciones más extrañas que encontramos en toda la Escritura; le llama al obrar de Dios: su extraña operación.  El proceder de Dios, la mayoría de las veces, será impredecible para nosotras. El siempre tendrá mil maneras en que podrá sorprendernos y nunca podremos anticiparnos a su accionar.

¿Cuántas veces has estado convencida de que Él obrará de tal o cual forma, sin embargo, cuando llega con su milagrosa respuesta nos quedamos sorprendidas?  Él es experto en “hacer su obra, su extraña obra; su operación, su extraña operación”. 

Cuando el pasaje habla de su extraña obra, no significa que Dios actúa de forma alocada y sin sentido. ¡Nooo! Dios ha diseñado sabiamente todo desde la eternidad pasada, de manera tal que Él no tiene la necesidad de improvisar nada, de alterar el curso de sus planes o de modificar las circunstancias porque haya surgido algún detalle que se ha escapado de su control. ¡Eso es sencillamente imposible!

Cuando el texto habla de su “extraña operación” lo que quiere significar es que sus pensamientos siempre estarán muy por encima de los nuestros, y su proceder lucirá en ocasiones como locura, como inalcanzables, incomprensibles y misteriosos ante nuestros ojos, aunque perfectamente adecuados y en consonancia con su carácter y propósito.

La Biblia registra una abundancia del sorprendente accionar de Dios:

  • Abrió en dos el mar Rojo frente a las tropas de faraón.
  • Detuvo el sol en respuesta a la oración de Josué.
  • Transportó a Jonás en el vientre de un gran pez.
  • Resucitó a Lázaro con 4 días de muerto.
  • Dio vista al ciego con lodo mezclado con saliva

¡Extrañٌísimo! ¿Verdad? Inexplicables para nuestra mente natural.

Amadas, los recursos que Dios tiene disponibles para nosotras son tan infinitos como su propio Ser. El siempre tendrá mucho más que darnos, que nosotros que pedirle. La mano de Dios nunca se acortará para socorrernos, ni las ventanas del cielo se cerrarán para llenarnos de esperanza y fe. Así que cuando todas las puertas en la tierra se hayan cerrado, ¡no te desanimes! el Señor tiene la llave que abre todos los cerrojos. Él siempre hará su obra, su extraña obra; su operación, su misteriosa operación, a fin de bendecirte.

Oración: Padre gracias porque Tú superas nuestras fuerzas, conocimientos y expectativas. Gracias por esa obra y operación extraña que Tú realizas para mi bendición. En Cristo Jesús, amén.

Alabanza: El No Te Abandonará, RCrooke – https://www.youtube.com/watch?v=Z-tywlLDDgg

Carmen de Corniel para Maestras del Bien – Derechos Reservados © 2016 –www.Maestrasdelbien.org