“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva,..” (1 Pedro 1:3)

¡Cristo murió por nuestros pecados! El no murió por nuestro éxito ni por nuestra felicidad personal. Tampoco murió por la contaminación ambiental ni el hambre mundial. Ni por la pobreza, nuestras enfermedades, ni nuestras finanzas.

Jesús murió por nuestros pecados para:

  1. Restaurar nuestra comunión con Dios
  2. Dar muerte al pecado
  3. Transformarnos en una nueva criatura
  4. Exhibir su gloria
  5. Darnos una esperanza “viva”

Muchas fracasan en la carrera cristiana al no comprender esta simple pero fundamental verdad, persiguiendo inútilmente cosas que Cristo no ofreció, o propósitos que no se alinean con Su plan de redención. Se acercan al evangelio por los problemas con su esposo, su enfermedad, su trabajo, su necesidad, la realizacion de sus sueños, y la lista sigue. Todos motivos nobles pero muy equivocados.

La realidad es que Jesùs murió por causas de mayor trascendencia como los son; salvar nuestras almas de la condenacion eterna, purgarnos de nuestros pecados, transformarnos de adentro hacia fuera, y darnos una nueva y mas excelente razón de vivir… Su Justicia.

El resultado de estar en paz con Dios gracias al sacrificio de Cristo hace que nos abstengamos de los deseos carnales que batallan contra nuestra alma, y que rindamos nuestra vida totalmente a Cristo viviendo para agradarle. Como resultado, él entonces restaura nuestro gozo, nuestro hogar, y trabaja en todas las áreas que necesitan de su intervención y perfeccionamiento.

Oración: Gracias Señor porque conforme a Tu grande misericordia me hiciste renacer “por” una razón poderosa y “para” una esperanza viva. Gracias porque eso pone en el debido orden mi relación Contigo, trayendo como resultado un sinnúmero de bendiciones adicionales. Gracias por darme una profunda razón de vivir: Tú. Alabado seas por siempre, amén.

Alabanza Sugerida: Razón de Vivir, DBerríos – https://www.youtube.com/watch?v=I0vP5AM30kk

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2016 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org

Compartir
Artículo anteriorPara Eso Fuimos Llamadas
Artículo siguienteSegura