“Dios es amor” (1 Juan 4:8).

Dios te ama porque Él es amor. Juan nos dice claramente que “Dios es amor”. Santiago dice que: “Dios nunca cambia” (1:17). Y el apóstol Pablo nos dice que “Dios no puede negarse a sí mismo”,  por tanto él no puede dejar de amar.

A veces podemos llegar a dudar de Dios; de su amor y de su presencia, cuando todo va mal y nuestro mundo se pone de cabezas. Ahí nos preguntamos si Dios nos ama porque permite que suceda esto o aquello… Pero déjame darte humildemente la respuesta.

En primer lugar, puede ser que tú estés viviendo lejos de la presencia de Dios a causa del pecado. “Todos hemos pecado, y por eso estamos lejos de Dios” (Ro 3:23). Pero hay una solución. “Dios nos mostró su amor al enviar al mundo a Jesús, su único Hijo, para que por medio de él tengamos vida eterna” (1 Jn 4:9). Si quieres experimentar el amor y la presencia de Dios, solo debes creer que eres pecador y pedirle a Cristo que sea tu Salvador (Jn 1:12).

En segundo lugar, si ya has conocido a Cristo como tu Salvador, tal vez Dios esté deseando que te acerques más a él. Quizás te hayas alejado a causa del pecado que hay en tu vida y estés experimentando la disciplina de Dios quien en su amor desea corregirte. “Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo” (He 12:6). “Mientras callé, se envejecieron mis huesos, en mi gemir todo el día. Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano; se volvió mi verdor en sequedades de verano. Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: confesaré mis transgresiones a Jehová; y tú perdonaste la maldad de mi pecado” (Sal 32:3-5).

Toma un tiempo para examinarte en presencia de Dios y si es necesario, confiesa tu pecado sabiendo que él es fiel y justo y te perdonará (1 Jn 1:9). Pero si ya te has examinado delante de Dios y has salido con un corazón recto, puede ser que en su amor Dios te esté probando para perfeccionarte, y ser cada vez más parecida a Cristo. “Queridos hermanos en Cristo, no se sorprendan si tienen que afrontar problemas que pongan a prueba su confianza en Dios. Eso no es nada extraño. Al contrario, alégrense de poder sufrir como Cristo sufrió, para que también se alegren cuando Cristo regrese y muestre su gloria y su poder” (1 Pd 4:12-13).  “Hermanos en Cristo, ustedes deben sentirse muy felices cuando pasen por toda clase de dificultades. Así, cuando su confianza en Dios sea puesta a prueba, ustedes aprenderán a soportar con más fuerza las dificultades. Por lo tanto, deben resistir la prueba hasta el final, para que sean mejores y puedan obedecer lo que se les ordene” (Stg 1:2-4).

Para finalizar, quiero que recuerdes que Dios te ama y siempre estará contigo. No importa cuán lejos te hayas ido, o si hoy a causa de las pruebas te encuentres caída. Dios te ama y él está a tu lado. Su amor es incondicional y eterno.

Oración: Señor gracias porque hoy es un buen día para experimentar Tu amor y Tu. No quiero dejar pasar este día sin haberme acercado a Ti, pedirte perdón y experimentar tu consolación. Gracias por esperarme. Amén.

Alabanza: El Nos Ama, CD’Clario – https://www.youtube.com/watch?v=Ko7C6T3ZQ4M

Gabriela Luisi para Maestras del Bien © 2016 – Visita su blog en: https://gabrielaluisi.wordpress.com