La lámpara del cuerpo es el ojo; así que,  si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz” (Mateo 6:22).

Con pocas palabras el Señor Jesucristo enseña una gran verdad… la importancia que tienen los ojos para iluminar la mente y la comprensión.  Por medio de ellos estudiamos la Biblia y ella como lumbrera: alumbra nuestras vidas; sus verdades iluminan nuestro entendimiento, y nos produce una determinación firme de querer agradar al Señor en todo. Esto da como resultado, el cultivar un carácter consistente, un interior iluminado.

Todo lo contrario sucede cuando los ojos son malos; se apartan de la luz bíblica, por lo que no pueden ver claramente, ven doble, oscurecidos y difusos. Al no poder conocer ni comprender la voluntad de Dios, el interior estará en tinieblas y será por lo tanto, una persona con un propósito dividido, cultivará un carácter inconsistente y oscuro.

Es importante que nuestros ojos sean buenos. Cristo lo señaló por algo,.. porque es vital para la vida y para la salud espiritual. Así se conseguirá que el cuerpo este lleno de luz. Luz, que  permite que podamos ver claramente nuestro camino, y lo que mejor es para nosotras.

Lámpara es a mi pies tu Palabra y lumbrera a mi camino” (Sal119:105). Nuestra luz es la Palabra de Dios y es por medio de nuestros ojos que podemos estudiarla y asimilarla, y es con ella que también nuestros cuerpos estarán llenos de luz, iluminados desde el interior para iluminar nuestro exterior.

Nuestro carácter debe ser afirmado en Cristo, y es por medio del estudio de la Biblia que podremos conocer la voluntad divina, adquirir sabiduría y vida eterna. Es por medio de ellas que podremos ser “firmes y constantes creciendo en la obra del Señor” (1 Cor 15:58).

Oración: Padre amado abre nuestros ojos, ayúdanos a ver la luz de las verdades bíblicas para que todo nuestro interior esté iluminado por Tu verdad.  Por Cristo nuestro Señor te lo pedimos, amen.

Alabanza: Desde Mi Interior, Hillsong – https://www.youtube.com/watch?v=1HxvHVa4a98

Rosa Glennys Silva para Maestras del Bien – Derechos Reservados © 2016 –www.Maestrasdelbien.org