“Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzaran misericordia”  (Mateo 5:7).

Al leer esta bienaventuranza, nos parece que fuera tomada del Salmo 18:25 “Con el misericordioso te mostrarás misericordioso“.

Jamieson,  Fausset y Brown, en su “Comentario de la Biblia” dicen al respecto: “Eso no quiere decir que nuestra misericordia absolutamente tenga que venir primero, por el contrario, el Señor expresamente nos enseña que el método usado por Dios consiste en despertar en nosotros compasión hacia nuestros semejantes, haciéndonos sentir su compasión de una manera y medida extraordinaria”.

Y Trench añade: “Según el punto de vista de la Escritura, el cristiano se halla en un punto medio entre la misericordia recibida como fuente y motivo de las misericordias que debe mostrar;  y mirar hacia adelante a la misericordia que necesita aun y que tiene con certeza que los misericordiosos recibirán, como una provocación hacia el ejercicio de una abundante misericordia”.

Dios por medio de Cristo, hizo y hace posible que al redimirnos y transformamos,  nuestras vidas puedan alcanzar el poder de  ejercitar la misericordia como resultado de un alma arrepentida y llena de gratitud. Y los que tal cosa hacen, son bienaventurados, porque han conocido a Dios fuente de toda misericordia.

Bienaventurados los misericordiosos“, apunta no solo al conocimiento de la fuente de la misericordia, sino también, a la práctica de la misericordia, una vida de compasión amorosa como característica cristiana y por medio de este ejercicio, mostrar el cambio operado en nuestro ser.

Bienaventurados las que viven ejercitadas en la misericordia y compasión, porque ellas alcanzarán misericordia.

Oración: Señor del cielo que moras en nuestros corazones, permítenos una vida de ejercicio en la misericordia, perdón y amor hacia nuestras hermanas y semejantes, como un reflejo de Tus misericordias obtenidas.  Por Cristo Jesús Te lo imploramos, amén.

Alabanza: Tu Misericordia, MWitt – https://www.youtube.com/watch?v=Z0oh7f5k24s

Rosa Glennys Silva para Maestras del Bien – Derechos Reservados © 2016 –www.Maestrasdelbien.org

Compartir
Artículo anteriorUn Paso Gigante
Artículo siguienteAmando A Dios