“Su casa es el camino a la tumba. Su alcoba es la guarida de la muerte”. (Proverbios 7:27)

Muchas cosas en nuestra cultura desfavorecen a la mujer. Una de ellas son los ilimitados mensajes que recibe a diario animándola sobrepasar toda barrera y seguir los ejemplos y conceptos de esta cultura. La mayoría de estos mensajes son destructivos personal, moral, familiar y culturalmente. Sobre todo, distan mucho de lo que es ser una mujer piadosa.

Nuestro fallo es no confiar en Dios. Esto hace que nos convirtamos en mujeres mentalmente débiles y emocionalmente vulnerables. Al igual que Eva seguimos escuchando las mentiras de Satanás y comiendo del fruto del árbol prohibido. Seguimos creyendo la mentira de que podemos ser felices independientemente de Dios, y bajo nuestros propios términos. Tristemente tan pronto mordemos el fruto nos damos cuenta del dolor, el infortunio y la desgracia en que nos metimos. Pero lo que es peor, seguimos creyendo que solas podremos salir a camino, solo para seguir hundiéndonos más.

Proverbios 7 ilustra el carácter típico de la mujer que conformándose a esta cultura se ha extralimitado. Es una mujer que aunque pasa por “religiosa” – como muchas-, en verdad no tiene una relación personal con Cristo. Este tipo de mujer no tiene reparos en seducir a hombres casados ni vive por la Palabra de Dios. Esta la mujer se alimenta de las novelas, de la música mundana, de las revistas y los programas de mala calidad. El resultado no puede ser sino corrupción espiritual y mental, decadencia moral, hogares destruídos, y promiscuidad sexual.

¡Oh cuanto necesitamos pasar tiempo en la Escritura, y sometidas al dominio del Espíritu Santo!

Puede que la descripción de la mujer de Proverbios 7 se parezca o tipifique perfectamente tu historia. Si es así, es hora de volverte a la Cruz. Allí Dios se encuentra contigo y te perdona, te limpia y te restaura. Amada, tú no eres un objeto de lujuria y placer. Tú eres una hija amada de Dios. Tu historia puede cambiar si dejas de alimentarte de la basura del mundo, y te alimentas de la Palabra de Dios.

Oración: Perdóname Señor por extralimitarme. Ayúdame a trazar y establecer los límites de pureza y verdad de Tú Palabra en mi vida. Sé que ella me guardará de muchos males. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Tú Eres Para Mí, KJobe – https://www.youtube.com/watch?v=SlvWcMg-LLo

Violeta Guerra para Maestras del Bien – © 2016 www.maestrasdelbien.org