“Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él”. (Génesis 2:18)

¿Que fue lo que marcó la diferencia entre una creación buena, y buena “en gran manera”?

Hace algunos años vi una película titulada: “Un Día Sin Mexicanos. En la película se veían los campos abandonados, la cosecha perdiéndose, la tramería en los supermercados sin vegetales, frutas ni frijoles enlatados, los estantes de vegetales y frutas frescas vacíos, las construcciones paralizadas, los hogares sin niñeras, y los empresarios sin tener quien les limpiara la casa y la oficina. La economía sufrió millones en pérdida, el progreso fue afectado, y la agricultura, la construcción, la jardinería y el desarrollo en general de la ciudad. Y aunque los mexicanos son apenas un pequeño segmento de la población en Estados Unidos de Norteamérica, son una parte vital e importante de ella.

Pues, ¿se imaginan lo que sería un día sin la mujer? Las mujeres componemos mas de la mitad de la población mundial y el 47% de la fuerza laboral. Pero aun mas importante que eso, la mujer obedece a un diseño especial con funciones y propósitos particulares dentro de la humanidad y el plan redentor de Dios.

  • Dentro del plan redentor fue el instrumento escogido por Dios para la encarnación del Mesías prometido, la madre de todos los vivientes, y la encargada de criar y formar a los hombres y mujeres que componen la sociedad.
  • Dentro del hogar la mujer es la que cria, nutre, enseña, restaura y corrige a sus hijos para formar hombres y mujeres piadosos que sean luz en medio de las tinieblas y sirvan como agentes de preservación en la sociedad. Pero ella es tambien la que ofrece amor, apoyo, sabiduría y ánimo a su esposo para que pueda cumplir la tarea que Dios le ha asignó a él.

¿Te has puesto a pensar? ¿Cuantas cosas dependen de tí y de mí? Fue la creación de la mujer la que marcó la diferencia entre una creación buena y buena en gran manera. Ni el hogar, ni la sociedad, ni la iglesia pueden prescindir un día sin la mujer. ¡Qué honor!

Oración: Padre, es un gran privilegio y responsabilidad ser mujer. Gracias por la confianza de que lo podemos hacer lo asignado: bien, para tu gloria y bendición de todos. Permite que en lo que a mí respecta siga siendo así. Por Cristo Jesús, amén.

Alabanza: Diez Mil Razones, ECraft – https://www.youtube.com/watch?v=bIg0M69EU4k

Violeta Guerra para Maestras del Bien – © 2016 www.maestrasdelbien.org

Compartir
Artículo anteriorGarantía de Por Vida
Artículo siguienteNo Mas Dolor