La mujer virtuosa es corona de su marido (Proverbios 12:4a).

Dentro de las comparaciones que hace la Biblia de una buena mujer encontramos, una corona.

Las coronas poseen dos significados:

  • En la esfera celestial, las coronas son un adorno de gracia, concesión del favor y la generosidad de Dios y no del mérito nuestro. Allí queda excluída toda jactancia y suficiencia.
  • En la esfera terrenal, y especialmente dentro de la cultura griega, la corona era un símbolo de honor y triunfo ligada íntimamente al mérito y logro personal.

Al decir que la mujer es la corona del marido quedan implícitas ambas ideas. Esto es,

  1. El adorno de gracia y sabiduría que Dios le ha concedido al hombre en su esposa. Por lo que dice Proverbios 18:22 “El que halla esposa halla el bien, y alcanza la benevolencia de Jehová”. Y por otro lado,
  2. El honor que distingue (Pr 31:23), y el gozo que experimenta el hombre, por la entrega abnegada y sacrificial de su esposa. De ella dice Proverbios 31:10-12 “Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. El corazón de su marido está en ella confiado, y no carecerá de ganancias. Le da ella bien y no mal todos los días de su vida”.

La mujer es más valiosa, aun que las piedras preciosas que como corona la revisten, y es el adorno de gracia y sabiduría que corona al hombre de todo triunfo, reconocimiento y honor. ¡Qué comparación de valor y reconocimiento más precioso!

Oración: Gracias Señor por la honra con que nos revistes cuando vivimos con temor reverente delante de Tí. Ayúdanos siempre a ser una corona de gracia y honor para los hombres que has puesto en nuestras vidas. Sobre todo que podamos coronar Tu evangelio de buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad (1 Tm 2:10). En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Exaltado Estás, Miel San Marcos – https://www.youtube.com/watch?v=WJwRDWv83XQ

Violeta Guerra para Maestras del Bien – © 2016 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org