Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud” (Gálatas 5:1).

La esclavitud es tan vieja como la historia de la humanidad. Cada civilización antígua tuvo sus esclavos.

Si buscamos en los registos de la historia, veremos que la esclavitud existe aún desde los tiempos bíblicos.

La esclavitud dentro de la historia humana consiste en ser propiedad involuntaria de otro. Presupone un amo y un súbdito. El diccionario dice que es una relación en la cual una persona tiene autoridad y poder absoluto sobre otra; la cual controla su vida, su libertad, y su suerte. Cosa que Satanás ha hecho con nosotras.

La esclavitud es ademas de una condición o estado en el que nos encontramos, una relación y un sistema. Como esclavas:

– Nuestra condición es: Atadas.

– Nuestra relación o estado civil es: Propiedad de Satanás.

– Nuestro sistema es: Perteneciente al reino de las tinieblas.

Este era el estado trágico y predilecto del pueblo de Israel. Contínuamente caía subyugado de otros pueblos. Es mas, la mayor parte de su historia se desarrolló en la esclavitud. ¿Por qué? Porque dejaban la Verdad y la obediencia a los preceptos de Dios por los atractivos de sus vecinos.

Lo mismo le pasó a Adán y Eva cuando dejaron el consejo de Dios por la oferta de Satanás, y lo mismo nos pasa a tí y a mí cada vez que dejamos la verdad bíblica por los atractivos que nos presenta el mundo; dejamos nuestra libertad para caer esclavas de nuestras concupicencias.

Mas como decía el apóstol Pablo, “basta ya de hacer lo que agrada a la carne” y seguir con el jueguito como si ignorásemos las artimañas del enemigo y la verdad. Cristo nos ofrece la única, verdadera y permanente libertad. Mantengámonos firme en ella y miremos que no caigamos.

Oración: Gracias Señor porque aunque Satán nos ofrece villas y castillas, la verdad es que él solo tiene el lago de fuego y azufre por heredad. Gracias porque Tú nos ofreces un futuro y una esperanza segura, y un reino sempiterno. Ayúdame a vivir agarrada de Tu Palabra de modo que pueda permanecer libre en Tú verdad. Por Cristo Jesús, amén.

Alabanza: Santo Espiritu, Jesus Culture – https://www.youtube.com/watch?v=LNn7ompBCD4

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2016 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org

Compartir
Artículo anteriorDios Está Ahí
Artículo siguienteEl Reino del Amado