Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8:32).

El mundo es un mercado de ideas. En él encontramos toda clase de filosofías, creencias y opiniones, los cuales están tergiversados de la realidad y la verdad.

Muchas son las que se dejan llevar, gobernar y atrapar de esta maraña de ideas, las cuales en su mayoría van en contra del valor, la santidad y el honor de la mujer. Resulta increible pensar que teniendo la mujer un carácter tan fuerte y dominante, sea la mas vulnerable y afectada por el engaño y las mentiras que estos conceptos propagan.

Mas existe algo poderoso que puede libertar y preservar nuestra mente de este mercado tan bajo y esclavizante: La Verdad de Dios. Su palabra es infalible, fiel, justa y verdadera. Ella ha de ser la brújula que nos provea orientación. El filtro por el cual verifiquemos toda creencia. El patrón por el cual midamos nuestros valores. Y el recetario que de sabor y sentido a nuestra vida.

Hasta que la Palabra de Dios sea nuestro sistema de creencias y valores, las demas corrientes nos arrastrarán de un lado a otro provocándonos todo tipo de dolor y frustración, y forjando en nosotras valores que nos degraden, deshonren y auto-destruyan.

Amadas, saquemos nuestra mente del mercado de las telenovelas, de la literatura barata, de las películas violentas, sensuales y cargadas de lenguaje obsceno. De la música mundana que excita la carne y nos implanta ideas mezquinas, de la propaganda que quiere dictar como debemos ser, lucir y vivir nuestra vida, y de todo aquello que no nos edifique. Sobre todo, perdamos el temor a la opinión de los demas, e interesémosnos enteramente en la aprobación de Dios.

Oración: Señor, gracias por el poder que tiene Tu Palabra. Ayúdanos a consumir mas de ella y menos del mundo. Que su estudio cambie nuestra manera de pensar y enfocar la vida. Ella nos dignifique, y conceda el favor de Dios y el respeto de los hombres. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Santo Espíritu, Jesus Culture – https://www.youtube.com/watch?v=_BS67KOH_Zg

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2016 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org