Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento;..” (1 Timoteo 6:6)

En el día de ayer me dispuse a ir a la tienda a comprar algunos alimentos. Pero como es normal para mí, me detuve en el pasillo de los artículos de decoración de hogar, cristalería, caballeros, zapatos y las carteras…en especial llamó mi atención una cartera,.. ¡me gustó mucho!

Al hacer algunos cálculos deduje que sería un gasto que no podíamos hacer. Vino la tristeza por no tener el dinero para comprar aquello que mis ojos y mi carne deseaban, y me fuí de la tienda pensando en ello.

Esta mañana al tener mi tiempo de lectura y oración, el Espíritu Santo trajo a mi mente este suceso y medité en cómo me había sentido en ese momento, llegando a la conclusión de que no era correcto entristecerse por no poder poseer un bien material.

Inmediatamente busqué mi biblía y leí en 1 Timoteo capítulo 6. Fue como una ducha de agua helada, pues trajo a mi mente lo mismo que he estado estudiando por meses; “el contentamiento cristiano”. He aprendido mucho sobre el verdadero contentamiento, ese espíritu quieto, feliz y en paz con Dios sin importar las circunstancias. Estar satisfechas con lo que Dios nos ha provisto.

Yo tengo todo lo que necesito y ms. Pablo a través de Timoteo nos enseña algunas cosas:

-La piedad debe estar acompañada de contentamiento.

-Cuando muramos no podremos llevarnos nada de lo acumulado en esta tierra.

-Debemos estar contentas con lo básico.

-El amor al dinero es raíz de todos los males.

-Nuestra vida no debe estar centrada en ser ricas, esto nos lleva a pecar.

En vez de enfocar nuestra vida en lo material, seamos felices en agradar a Dios y vivir piadosamente, contentas con lo que tenemos ahora.

Hermanas amadas, no seamos turbadas por las cosas que este mundo nos está ofreciendo: ropa, zapatos, teléfono inteligente, auto, casa propia, viajes… Si las podemos tener disfrutémoslas, pero si no podemos, que nuestro ánimo no cambie, ni traiga pesar a nuestra vida.

Oración: Dios estoy agradecida. Gracias por lo que me has dado; soy salva en Cristo…¿Hay mayor riqueza que esta? Estoy segura que no. ¡Muchas gracias! En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: La Salvación Es Del Señor, Sovereign Grace – https://www.youtube.com/watch?v=df3-pmuvDJ8

Elaine Severino para Maestras del Bien ©2016 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org

Compartir
Artículo anteriorUno
Artículo siguienteTú Puedes