Porque según pienso, Dios nos ha exhibido a nosotros,.. como a sentenciados a muerte; pues hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres” (1 Corintios 4:9).

De principio a fin la Escritura nos presenta un caudal de diferentes modelos que nos sirven de patrón y parámetro a fin de que siguiendo su ejemplo, seamos mujeres precavidas y exitosas en todas las cosas que emprendamos, para la gloria de Dios.

El ejemplo máximo que nos presenta la Biblia es a Jesucristo, quien siguiendo el modelo y las instrucciones de su Padre; Dios, llevó a cabo la obra más sublime, difícil y gloriosa de la historia, y para la cual él fue encomendado.

No obstante, la Biblia también tiene mucho que enseñarnos a través de la vida de Moisés, David, Josué, Ester, los Apóstoles, Pablo, Timoteo, etc. Ella hace un énfasis marcado y especial en la necesidad de:

  • Esforzarnos y ser valientes (Jos 1:6-7,8)
  • Obedecer a Dios antes que a los hombres (Fil 2:8, Hch 4:19)
  • Presentarnos como obreros aprobados (2 Tm 2:15)
  • Ser un buen ministro de Jesucristo (1 Tm 4:6)
  • Ser fieles en enseñar a otros (2 Tm 2:2)
  • Ser maestras del bien (Ti 2:3)
  • Presentarnos en todo como ejemplo de buenas obras (Ti 2:7)
  • Mostrarnos fieles en todo (Ti 2:10)

Como cristianas, tú y yo somos los modelos que Cristo ha exhibido para bendición y parámetro de otros; sea en el hogar como madre, esposa, hija, hermana, etc. En el trabajo como empleada o supervisora. En la universidad como estudiante, administradora o profesora. En la comunidad como líder o servidora, o en la iglesia como sierva a cualquier capacidad. Es nuestra mayor responsabilidad modelar en todo lugar, la actitud de una sierva humilde, responsable, servicial y obediente “en todo”, tal y como Cristo (Fil 2:5-8). Ese es el espectáculo para el cual fuimos puestas por Dios, y por el cual el mundo escéptico evalúa el evangelio.

Oración: Señor gracias por sentenciarnos a muerte, de modo que nuestro viejo hombre quede sujeto al control de Tu Espíritu , para que como hijas Tuyas podamos exhibir un espectáculo digno al perdido. Que los hombres sean edificados, que los ángeles que observan se gocen y que Tú te lleves toda la gloria. En el nombre de Jesús. Amén.

Alabanza: Tómalo, Hillsong – https://www.youtube.com/watch?v=iCYny8-bvN8

Violeta Guerra para Maestras del Bien – © 2016 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org