No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta (Romanos 12:2).

El apóstol Pablo nos da el secreto de una vida plena y exitosa. ¡La renovación de nuestra mente!

La clave para cambiar nuestra vida está en cambiar nuestra manera de pensar. En Romanos 12:2 el apóstol nos dice que nuestra vida en Cristo debe estar marcada por un cambio de mente. El nos dice “transformaos” de manera imperativa. Esto implica que es un proceso en el cual nosotras colaboramos y debemos tomar acción.

Ya en Mateo 22:37 Jesús había dicho que debíamos amarle con toda nuestra mente. Esto es, instruirla con la Palabra de Dios para enseñarla a pensar correctamente de modo que pueda tomar decisiones sabias. Esto evitará que el mundo nos corrompa y llene de sus conceptos maliciosos y degradantes, nos dicte sus normas, y defina quienes somos o debemos ser.

Para lograrlo tenemos que dejar de prestarle oído y corazón a los mensajes del mundo. La duda le asomó a Eva precisamente porque le prestó oído a Satanás. Este nos demuestra el poder que tiene una mala conversación. 1 Corintios 15:33 dice “No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres”. Debemos tener mucho cuidado con las voces que oímos.

De manera que el primer error de Eva fue prestarle oído a Satanás y posteriormente creer su mentira cuando le dijo: “No moriréis;  sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal” (Gn 3:4-5).

Al renovar nuestra mente llenándola de la Palabra de Dios, ella filtra todos los conceptos que por ella pasan y los prueba bajo el fuego de la Escritura. Luego, ella retiene lo bueno que nos edifica y desecha las malezas. Por ende para transformar nuestra mente corrompida en saludable, debemos someterla a la dieta regular de la Palabra inerrante e infalible de Dios.

Oración: Padre gracias por Tu Palabra. Entiendo que ella juega un papel clave en mi manera de pensar, de ver la vida y actuar. Ayúdame a disciplinarme en su estudio. Quiero una mente renovada. Por Jesús, amén.

Alabanza: Enséñame, MWitt – https://www.youtube.com/watch?v=yQCTuRQCM7E

Violeta Guerra para Maestras del Bien – © 2016 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org

Compartir
Artículo anteriorEstaré Contigo
Artículo siguienteDescansando En Dios