Y Moisés dijo al pueblo: Tened memoria de este día, en el cual habéis salido de Egipto, de la casa de servidumbre, pues Jehová os ha sacado de aquí con mano fuerte” (Éxodo 13:3).

Cuando el pueblo de Israel estuvo en esclavitud, Dios levantó un hombre para guiarlos hacia la tierra prometida, pero endurecido el corazón de Faraón, quien una y otra vez se negaba a dejarlos ir. En medio de cada petición de Moisés, el Señor enviaba plagas a Egipto y preservaba a Israel.

Finalmente, Dios envió al ángel de la muerte para exterminar a todo primogénito de hombre y de bestia egipcio, incluyendo al hijo de Faraón. Fue entonces cuando el pueblo de Egipto pidió a los Israelitas que se marcharan. Luego de estas cosas, Moisés le dice al pueblo de Israel que tengan memoria de ese gran día, en el cual habían salido de Egipto porque era día grande.

En nuestros dias tener buena memoria es difícil con la vida tan acelerada y agitada que llevamos y lo poco agradecidas que somos. Sin embargo, hacer memoria de quienes Dios ha usado como instrumento de gracia para bendecirnos y lo que él ha hecho en nuestras vidas, nos hace agradecidas, fortalece nuestra fe y nos ayuda a continuar adelante con gozo y seguridad en la vida cristiana.

Debemos recordar que ese Dios que sacó con mano fuerte a Israel de Egipto, nos arrebató de las manos del maligno, nos ha librado de cada situación y nos ayuda en esa prueba tan difícil que enfrentamos, porque él es es nuestro amante y misericordioso Dios. Y él es el mismo que hoy mañana y siempre obrará de la misma manera en cada situación que atravesemos conforme a Su plan en nuestras vidas.

Oración: Amado Señor, mientras reviso mi vida permíteme hacer memoria de los portentos que has hecho, de forma que pueda enfrentar mi próxima aflicción con esperanza. En Cristo Jesús, Amén.

Alabanza: Creeré, Tercer Cielo – https://www.youtube.com/watch?v=E4IQj5y26Hs

Bilkys C. de Díaz para Maestras del Bien ©2016 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org