Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor;.. (Efesios 5:8)

Hemos sido comisionadas por el Señor Jesús para ser LUZ:

  • En el mundo por medio de la iglesia
  • En nuestra casa, y
  • A las personas en particular

Debemos unirnos al testimonio de una iglesia local a fin de aumentar el impacto que nuestras luces de manera colectiva y como Cuerpo, proyectan en el mundo. Ese es el fin de situar la ciudad o iglesia sobre un monte; para que sea visible y pueda alumbrar con efectividad hacia abajo al mundo que la rodea (Mt 5:14).

Mateo 5:15 se enfoca en nuestro hogar. El mismo nos muestra la importancia y necesidad de situar nuestra luz en alto; esto es, levantar nuestro testimonio de modo que los integrantes de nuestra hogar puedan ser alumbrados por la luz de Cristo a través de nuestra vida. Y,

Mateo 5:16 nos da un mandato: “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres”. Es imperativo y urgente. Iluminar no es opcional. Es un deber que tenemos hacia los demás. Pero el mandato es doble. Comprende:

  • Alumbrar a las personas en general, dondequiera que estemos. Pero también
  • A los miembros de nuestra congregación en particular

Las personas que componen la iglesia local han salido del mundo y necesitan de instrucción, guianza y modelos dignos de imitar, para aprender a vivir la vida del reino y juntos glorificar a Dios. En Tito 2:3-5 tenemos la descripción del servicio o ministerio que como mujeres de Dios debemos realizar dentro de la iglesia. Los dones que el Espíritu Santo nos ha provisto junto con las experiencias que de nuestro caminar en Cristo tenemos, nos capacitan para ser las “Maestras del Bien” descritas allí.

Teniendo ya el aceite del Espíritu Santo en las lámparas de nuestra vida, solo hace falta que encendamos nuestra luz y le permitamos brillar. Amada, no escondas tu lámpara. Enciende tu luz y déjala brillar en todo lugar.

Oración: Gracias Señor porque Tu luz me ha capacitado y comisionado para alumbrar a otros en la iglesia, mi hogar, y el mundo en general. Enciendo hoy mi luz. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Enciende una Luz, MWitt – https://www.youtube.com/watch?v=BTNbd1tpD6g

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2016 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org

Compartir
Artículo anterior¡Sea La Luz!
Artículo siguienteMi Porción