“Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos” (Éxodo 14:14).

Cuando los filisteos reunieron sus tropas para pelear contra Israel, tomaron como paladín a un gigante llamado Goliat. Al ver tan grande enemigo, el rey Saúl y todo el pueblo temió.

David en cambio, un joven pastor de ovejas les recordó que nadie podía desafiar al Dios viviente. Así que no temió en ir delante del gigante, como tampoco del rey a decirle: “No desmaye el corazón de nadie a causa de él. Tu siervo irá y luchará contra ese filisteo”.

David tomo su cayado, su honda y 5 piedras y se dirigió hacia el ejército enemigo. Goliat cuando vio acercarse al joven lo tuvo en poco, sin embargo David le dijo: “Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina. Pero yo voy contra ti en el nombre de Jehovah de los Ejércitos”. Esa es la clave de la victoria sobre el temor… ¡la confianza en Dios! David tomó una piedra la arrojó contra el gigante y lo hirió de muerte.

¿Te has preguntado por qué David mostró tanta seguridad delante del gigante?

  • Porque miró la grandeza de Dios y no la del gigante
  • Porque él sabía que la victoria dependía de Dios y no de él

Ninguna de nosotras puede vencer el temor por sus propias fuerzas. A menudo perdemos la fe y la esperanza porque confiamos en nosotras mismas y aplicamos la lógica humana en las cosas espirituales. Para vencer nuestro temor y tener éxito en las luchas que enfrentamos a diario debemos:

  1. Tener la mente de Cristo
  2. Tomar la espada del Espíritu
  3. Ceñir nuestros lomos con la Verdad
  4. Echar mano del escudo de la Fe
  5. Negarnos a nosotras mismas
  6. Confiar plenamente en Dios.

Cuando veas al próximo gigante acercarse a tí, permanece tranquila y recuerda que Jehová peleará por vosotros.

Oración: Padre, Te alabo porque Eres grande y poderoso. Gracias por la seguridad que me das al rodearme y cuidarme. Hazme recordar siempre que no hay otro mayor que Tú. Por Jesús, amén

Alabanza: Solo Cristo, Hillsong  – https://www.youtube.com/watch?v=y3oPT_z7mlE

Jeanette Lithgow parra para Maestras del Bien – © 2016 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org

Compartir
Artículo anteriorNo Temas
Artículo siguienteValorando La Palabra