El te librará del lazo del cazador, de la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, y debajo de sus alas estarás seguro; escudo y adarga es su verdad  (Salmo 91:3-4).

Una adarga es un escudo de cuero pequeño en forma ovalada o en forma de corazón. ¡Dios te protege con dos escudos! No solamente te protege, sino que te libra de las trampas que el enemigo pone en tu camino. Te cubre, te resguarda y, por si fuera poco, está listo para la batalla.

Aunque algunas adargas tenían esa forma para poder sujetar la lanza, ¡no puedo dejar de pensar que Dios me protege con un escudo en forma de corazón! No solamente me protege porque me ama, sino que me protege CON su AMOR.

Querida hermana, no estamos peleando contra un enemigo fácil. Satanás nos odia y todo el tiempo está maquinando sobre la mejor manera de destruirnos.

No sé tú, pero yo te puedo asegurar que nunca me pondría delante de un león hambriento. ¿Te imaginas lo que haría contigo? Ahora piensa en Satanás. Que no lo veas no quiere decir que la amenaza sea menos real… o menos mortal.

Pero ahí está Dios. El promete que si permaneces en El, te protegerá de cualquier ataque, te cubrirá debajo de sus alas como las aves cubren a sus polluelos, y pondrá dos escudos entre Satanás y tú. El es tu Protector. El es tu fortaleza. El es tu Padre Todopoderoso.

Oración: Gracias Dios por guardarnos tan celosamente. Gracias por escudarme y salvarme de los dardos del enemigo. Me refugio en Ti y te ruego que no me permitas salir de debajo de Tus alas. En el nombre de Jesús, amén.

Alabanza: Cúbreme, LGoodman – https://www.youtube.com/watch?v=GzC0QkRnYiw

Edurne Mencía para Maestras del Bien – © 2016 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org