“Me he hecho un necio al gloriarme;..” (2 Corintios 12:11)

¿Tienes un aguijón, enfermedad o problema? Te presento a Pablo.

En 2da Corintios 11 y 12 encontramos a Pablo en un momento muy difícil, doloroso y emocionalmente cargado de su vida. Su trabajo, su integridad y su ministerio estaban en tela de juicio.

En medio de su dolor y aflicción Pablo recurre repetidamente a su Padre quien le contesta con cuatro lecciones valiosas.

El sufrimiento:

1) Extirpa nuestro orgullo e instaura la humildad (v.7)

2) Nos acerca más a Dios (v.8)

3) Hace visible la gracia de Dios (v.9)

4) Perfecciona el poder del Señor en nosotras (v.9)

El barro de nuestra naturaleza caída es de la peor calidad. Precisa de un Buen Alfarero para llevarnos a la estatura de Jesucristo.

Amada, no hay manera de crecer salvo en la escuela del sufrimiento. Allí es donde el poder de Dios nos fortalece y equipa para ser una Maestra del Bien. Podemos graduarnos de ella con honores, porque la gracia del Señor nos bastará.

Oración: Padre, gracias porque en la vida de tus hijas el sufrimiento tiene propósitos de bien. Quiero crecer y aprender la lección que Tú me quieres dar lo más bien y pronto posible. Deseo salir rapidito de la sala del sufrimiento y graduarme con honores. Gracias, porque al final se que será mejor lo que resultará. En el nombre de Jesús. Amén.

Alabanza: Al Final, LGoodman – https://www.youtube.com/watch?v=TKJ8GD8KefU

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2016 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org2