Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.” (Colosenses 3:15)

El agradecimiento además de ser la clave de un corazón lleno de paz, es un mandato para todo Cristiano, y en especial para nosotras las mujeres. Si bien es cierto que como mujeres tenemos grandes responsabilidades, no es menos cierto que es porque gozamos de grandes e inigualables privilegios y bendiciones. Entre los mas importantes terrenalmente hablando, podemos citar el ser:

  • Dadoras de vida
  • La mano que mece al mundo, y
  • La mayor influencia del hombre

Entre los mas sobresalientes espiritualmente hablando, están ser juntamente con el hombre:

  • Creadas a imágen y semejanza de Dios
  • Redimidas por la sangre de Cristo
  • Coherederas de la gracia de la vida
  • Bendecidas con toda bendicion espiritual

Todos motivos de peso que deben enorgullecernos y llenar nuestros corazones de agradecimiento. Pero ademas, el ser agradecidas afecta nuestro carácter y nuestra vida positivamente:

  1. Llenando nuestro corazón de gozo y vigor
  2. Auyentando el temor, el dolor y el gemido (Is 51:11)
  3. Brindándonos esperanza (Ro 15:13)
  4. Fortaleciendo nuestra fe
  5. Coronándonos de gracia y gloria (Is 60:15)
  6. Manteniéndonos humilde (Hch 5:41)

Indiscutiblemente cuando nos detenemos a contar nuestras bendiciones, no podemos más que llenarnos de gozo, admiración por Dios y agradecimiento. Esto es algo que según Pablo por voluntad de Dios, debemos hacer. Enumera las tuyas y verás lo que sucede en tu corazón.

Oración: Gracias Señor por coronarme de favores y bendiciones. En el nombre de Jesús. Amen!

Alabanza: Gracias, Peregrinos y Extranjeros – https://www.youtube.com/watch?v=AtIjk8WjgXA

Violeta Guerra para Maestras del Bien ©2016 – Derechos reservados www.maestrasdelbien.org

Compartir
Artículo anteriorEl Ejército de Dios
Artículo siguienteViernes Negro