“Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas.” (Deuteronomio 30:14)

¿De verdad quieres conocer la voluntad de Dios para tu vida? Muchas hacen parecer de esto algo difícil. Mas en realidad, conocer la voluntad de Dios es algo muy fácil. Solo tenemos que leer la Biblia.

La voluntad de Dios no es un misterio, algo escondido o que tengamos que adivinar o rebuscar mucho. Es algo que él nos revela claramente en la Escritura. Con leer la Palabra de Dios sabremos sin lugar a dudas las cosas que a él le agradan, lo que él quiere y espera de nosotras y las cosas que nosotras debemos hacer. Lo que la Biblia indica, esa es la voluntad de Dios para tí y para mí.

Es muy fácil conocer la voluntad de Dios. Lo difícil es hacerla, y por eso hacemos del conocer Su voluntad algo difícil, que no entendemos y que no encontramos. No obstante está claramente delineada en la Biblia. De manera que, al leerla la podremos conocer y solo nos restará obedecerla. Ahora, para saber Su voluntad sobre situaciones particulares, necesitaremos tener:

1ro. Una comunión íntima con Dios

2do. El deseo genuino de hacer Su voluntad

3ro. Conocimiento de la Palabra de Dios

Por particular que sea nuestro caso, Dios nunca nos dirá algo contrario a lo que está establecido en la Biblia. En ella encontramos respuesta, dirección, principios y ejemplos para guiarnos en todos los problemas y enigmas de la vida. Pero no podremos “aplicar” Su Palabra a nuestra circunstancia en particular si no la conocemos ni tenemos la disposición sincera de obedecerla.

Algo importante es que ninguna decisión que tomemos debe ir en contra de ningún mandato o principio bíblico. Por ejemplo, si tu trabajo te impide congregarte regularmente, está violando el mandato de “no dejar de congregarse como algunos tienen por costumbre” (Heb 10:25).  Implica esto que debes tener la fe suficiente para confiar en que Dios honrará tu decisión de no tomar el trabajo por obedecer Su Palabra.

Finalmente amada, no podemos buscar la voluntad de Dios dejando por fuera Su gloria. Toda decisión debe traer gloria a Dios ante que servir nuestros intereses. Para esto, todos los principios bíblicos deben armonizar entre sí al aplicarse a nuestra vida. Esto es, algo “bueno” no puede ser inmoral, injusto, o que te aleje del Señor. El Señor nunca dará por bueno algo que nos aleje de él ni que nos impida obedecer sus mandatos. Así pues al tomar una decisión pregúntate: ¿contradice un mandato o principio bíblico, me aleja de o impide servir a Dios, es íntegro, moral y justo, estorba, limita o avanza mi crecimiento espiritual, y de que manera trae gloria a Dios?

Oración: Padre ayúdanos a ser sinceras cuando de buscar y conocer Tu voluntad se trata. Ayúdame siempre a considerar primero de que manera exalta y trae gloria a Tu nombre sabiendo que tu bendecirás mi fidelidad a tus ordenanzas. En el nombre de Cristo Jesús, amén.

Alabanza: Junto A Tus Pies, DMontero – https://www.youtube.com/watch?v=0J32Jz5K7XE

Violeta Guerra para Maestras del Bien – ©2017 Derechos reservados www.maestrasdelbien.org

Compartir
Artículo anteriorEn Perfecta Sintonía
Artículo siguienteVida y Luz